RESTAURANDO LA DREAMCAST

El acuerdo de SEGA con Telefónica hizo que BT dejase de prestar servicio a la añorada plataforma, obligando a todos aquellos que se registraron en Dreamarena con una fecha anterior al 8 de diciembre a “restaurar” la consola para configurar así el nuevo “nodo“.
Para aquellos amantes de las curiosidades, estos eran los pasos necesarios a seguir.
En primer lugar era preciso intentar conectar para cancelar inmediatamente, accediendo de esa forma al consabido menú de opciones con el gatillo izquierdo.
Cabe destacar que sería conveniente que los usuarios tomasen nota de la correspondiente dirección de correo electrónico – que solía tener el siguiente formato: nombre.apellido@es.dreamcast.com -.
Acto seguido sería necesario entrar en MODEM, y más adelante en la opción de CONFIGURACIÓN AT.
A continuación habría que BORRAR MEMORIA y confirmar dicha opción.
Hecho esto, el siguiente paso sería apagar y encender la consola, para seleccionar REINICIO y elegir el país deseado.
Después el usuario tendría que acceder al menú de MÓDEM, en el que no debería modificar ningún parámetro.
Tras esto, se accedería a la siguiente pantalla en la que se aceptaban los TÉRMINOS Y CONDICIONES, mientras en el proceso de registro se seleccionaba RESTAURAR.
Una vez cumplidos todos estos requisitos, se exigía la dirección de correo electrónico con su correspondiente contraseña.

De modo que convendría seleccionar nuevamente RECUPERAR y, ya puestos, leer y aceptar los TÉRMINOS Y CONDICIONES de Telefónica.
Y con este último paso se concluía el tedioso proceso.
A partir de ese momento sería posible volver a navegar por internet sin mayor demora.
.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.