RETURN TO ZORK

Estás en un descampado, en la parte oeste de una casa blanca con una puerta principal de madera.

Hay un pequeño buzón…“.

Así empieza Zork, la principal aventura conversacional de 1.980.

Infocom hizo dos versiones y varios proyectos relacionados, pero hasta 1.993 los leales fans no pudieron aventurarse en ese querido mundo de forma más tangible.

Return to Zork empieza en la misma vivienda de color blanco que se habían encontrado los aventureros trece años antes, pero, en esta ocasión, en lugar de aparecer sólo descrita, se ve en pantalla con unos gráficos sugestivos y artísticos.

No en vano, se aprovechó de la mayor capacidad de los CD-Rom.

Mientras que el lanzamiento en sistema DOS parecía una entrega en primera persona de las aventuras de Sierra On-Line, imbuida en el folclore de Zork, las restantes versiones contenían bastantes secuencias de actores digitalizadas y un audio de mejor calidad que por entonces estaba de moda.

Las actuaciones en sí no están muy logradas, pero esto sólo se añade a la atmósfera surreal que logra transmitir el juego.

El usuario también tiene la capacidad de especificar el talante de los personajes principales para alterar la forma con la que interactúan con los personajes del juego, una innovación muy adelantada a su tiempo.

El famoso y flexible analizador sintáctico de Zork se transforma en una interfaz de apuntar y clicar igual de accesible, que permite más acciones que sus contemporáneos y muchas aventuras que aún estaban por llegar.

No obstante, el juego tampoco hace nada por impedir la destrucción gratuita de ítems clave que puede afectar al usuario, y ni siquiera advierte de su importancia, lo que puede llevar a situaciones sin salida que frustrarán a todo aquel que no sea muy meticuloso.

Pese a ello, Return to Zork ofrece una aventura genuina, sumada a un gran sentido del humor.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.