REVOLVER OCELOT

Hijo de The Sorrow y The Boss, Ocelot jugó un papel vital en la conspiración tramada por los Estados Unidos para lograr recuperar el codiciado Legado de los Filósofos, una vez finalizada la operación Snake Eater.

Todo esto ocurrió durante el juego MGS3: Snake Eater, ambientado en los años 60.

Posteriormente, entabló una relación profesional con Zero durante los hechos ocurridos en San Jerónimo, como pudo verse en el juego MGS PORTABLE OPS aparecido en PSP, ya durante los años 70. A pesar de encontrarse entre los miembros originales de los Patriots, que fundaron la organización en su etapa inicial, acabó traicionándolos cuando estos renegaron de los ideales sobre los que había sido creada la organización secreta, heredera directa del pensamiento de The Boss, pero sobre todo, dio la espalda a la organización tras la marcha de Big Boss, a quien le fué fiel hasta el final de sus días.

.

Sin embargo, trabajó como un agente doble, prestando sus servicios a los Patriots tratando de destruir la organización desde las sombras y la clandestinidad.

.

Ya durante los sucesos de Shadow Moses, como pudimos ver en el MGS original ambientado poco antes del año 2000, Ocelot se sirvió de los planes de Liquid Snake, quien pretendía triunfar alli donde Big Boss había fracasado, y consiguió mediante engaños los datos de las pruebas realizadas con el Metal Gear Rex, para hacerselos llegar a Solidus Snake, un tercer clon secreto perfeccionado, siendo la única copia exácta al Big Boss original, pues en el código genético existente entre Solid y Liquid Snake, si bien era prácticamente idéntico, existía una mínima diferencia que los diferenciaba; de ahí la razón por la que Liquid perece al final del juego a causa del virus FOXDIE, mientras que su portador, Solid Snake, sobrevive contra todo pronóstico.

.
Ocelot continuó actuando conforme los Patriots esperaban de él, si bien en secreto manipuló a todos aquellos que fueron partícipes del conflicto, de forma especial a los tres “enfants terribles“.

Pero entró en escena un nuevo agente con el que Ocelot no había contado, Gray Fox o Ninja, que consiguió amputarle un brazo durante un enfrentamiento directo.

Para restituir el miembro perdido, se hizo implantar el brazo del propio Liquid Snake, el gemelo de Solid Snake fallecido.

En el año 2009, durante los hechos ocurridos en la planta del Big Shell, narrados en el MGS2: SONS OF LIBERTY, incluyendo también el preambulo que corresponde a lo ocurrido en el año 2007, cuando consiguió robar a los marines el prototipo del Metal Gear Ray, Ocelot actuó una vez más como un agente infiltrado, ocultando sus verdaderos propósitos ante la atenta mirada de todos los asistentes, incluyendo a los propios Patriots.

Fué en esta etapa cuando, con el fin de conducir los pasos de Solid Snake en la dirección que convenía a sus intereses, mediante técnicas de auto sugestión asumió a intervalos el rol de Liquid, actuando como si el clon tomara el mando de su propio cuerpo. De este modo consiguió permanecer como una persona fiel a los intereses de los Patriots, pudiendo llevar a cabo algunas acciones contrarias a los propósitos de éstos.

Finalmente, adoptó la identidad de Liquid Ocelot, dando por terminada su relación con la organización de los Patriots y fingiendo en todo momento el deseo de la realización de un mundo libre de la inflencia de estos, justo del mismo modo que Liquid, y antes que Liguid el propio Big Boss habían anhelado conseguir.

Sin olvidar a Solidus, que compartía el mismo fin, si bien sus métodos eran cuestionables.

Para ello, tomó el control de todas las grandes compañías militares a nivel mundial, reuniéndolas bajo un conjunto de empresas que respondían al nombre de Outer Heaven, y utilizó el cuerpo sin vida de Solidus para conseguir dominar el sistema SOP (sons of the Patriots), del que se servía la organización para controlar la conducta de los individuos en batalla.

De esta forma, llegó a conseguir una fuerza a nivel mundial suficiente con la que podría atentar contra los propios Patriots, sin que nadie en el mundo pudiera oponerse a sus designios.

Trató por todos los medios de destruir el satélite principal de los Patriots sirviéndose de una de las pocas armas que estaban fuera de la influencia del control de la temible organización, el cañón del Metal Gear Rex, pero fracasó en su empeño, ante la voluntad inquebrantable de un envejecido Solid Snake que trataba por todos los medios de salvar al mundo de la amenaza que suponía Liquid Ocelot, luchando contra toda esperanza con el breve tiempo que le restaba de vida.

El fracaso de este elaborado plan, sin embargo, no fue del todo casual, ya que de este modo Ocelot conseguía, una vez más, desviar la atención de los Patriots sobre sus propios intereses y condicionar la actuación de Snake, guiando sus pasos hacia su inevitable destino, el de convertirse en el héroe (anónimo) que acabaría por enfrentarse a los propios Patriots.

Su verdadero objetivo, pues, era darle fin a la organización que él mismo había ayudado a crear siguiendo los pasos del propio Big Boss.

Conocedor como era de la forma de actuar de los Patriots, y sabiendo que un ataque en su contra de nada serviría, decidió recurrir al agente predilecto de estos, Solid Snake, que sin saberlo consiguió terminar con aquellos que amenazaban los intereses de la organización durante los diferentes conflictos en los que participó a lo largo de toda su vida.

De este modo, los Patriots núnca hubieran esperado que fuera el propio Solid Snake, quien tantas veces sirvió a su causa grácias a una habil manipulación de su entorno para encaminar sus acciones, quien definitivamente conseguiría destruirlos por completo y erradicarlos de forma tajante y defintiva.

La actuación de Ocelot durante los hechos ocurridos en MGS4: GUNS OF THE PATRIOTS en el año 2014 tenía como único fin dirigir los pasos de Solid Snake (Old Snake, para la ocasión) al desmantelamiento de todos los sistemas de Inteligencia Artificial por los que se regía la tiránica organización, que en sus inicios velaban por mantener el estilo de vida y los principios de conducta americanos (MGS2), pero acabaron controlando al conjunto de la sociedad en función de sus propios designios e intereses (MGS4).
.

Una vez logrado su objetivo, y sabiendo que ya había conseguido la meta que se había propuesto en su vida, decidió enfrentarse a Solid Snake cara a cara, en un duelo épico entre dos combatientes cansados de la guerra y de la vida incluso (si bien, al final de su breve pero intensa vida, Snake consigue apreciar realmente los días que le restan antes de su inevitable y prematuro final).

Midiendo sus fuerzas con Snake, aun a sabiendas de que sería a costa de su vigor, pues era conocedor de que el nuevo virus FOXDIE del que Snake era de nuevo el portador, tenía como objetivo cobrarse su propia vida, consigue rendirle un pequeño homenaje particular al soldado por quien había dedicado su propia exitencia, que no era otro que Big Boss.

Reconoce en Snake a un digno adversario, querido y temido a la vez, y finalmente muere consiguiendo la paz por la que tantos sacrificios había hecho durante toda su vida, sabiendo que el reinado de los Patriots había finalizado y que su contribución a la causa había sido recompensada con el nacimiento de un nuevo mundo alejado de la influencia de tan nefasta organización.
.
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.