RHYTHM PARADISE

Un colaborador ocasional de esta casa me tentaba recientemente con Rhythm Paradise Megamix para 3DS, una de aquellas japonesadas que me vuelven loco por su hilarante concepto; mitad juego de ritmo, mitad chaladura y pura simpatía.

Para matar el mono, he desenterrado por enésima vez el primer juego, de GBA e inédito en Europa, y su secuela para DS.

Esta última es para mi como una medicina: antes de dormir, un par de minijuegos y ya estoy listo para irme al sobre con una sonrisa dibujada en el rostro.

¿O acaso no os parece lo suficientemente alocado ver cantar a las estatuas de la Isla de Pascua?.

¿Y asistir a una ingesta de deliciosas “chuches” por parte de un monje?.

¿O convertirnos en mono para vitorear a una cantante?.

Son sólo tres ejemplos de las casi 50 pruebas que ofrece el juego.

Superarlas todas es más o menos sencillo, pero hacerlas perfectas y conseguir medallas es otro cantar…

Sus mecánicas son asequibles y, básicamente, se limitan a tocar la pantalla con el stylus – o arrastrarlo -, pero seguir el ritmo y hacerlo bien, a veces, puede resultar complicado.

MUCHO POR DESCUBRIR

Las mencionadas medallas dan acceso a juguetes y otro tipo de pruebas – sin fin, mientras que no fallemos – en las que el ritmo sigue siendo vital: lanzar y cazar al vuelo una moneda, seguir un ritmo dentro de un coche…

Los juguetes, por su parte, son paridas como la copa de un pino e invitan, por ejemplo, a hacer ritmos con un portatarjetas.

Son locuras que, tantos años después, siguen siendo capaces de divertir a lo grande.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.