ROAD RASH CD

Electronic Arts volvió a sacar las motos de Road Rash que ya consumieron muchos kilómetros pocos meses atrás por las carreteras de Mega Drive, y las traspasó a otro soporte como el Mega CD.

Huelga decir que las diferencias entre ambas versiones no son demasiado sustanciales, y el desarrollo de las carreras resulta prácticamente idéntico en una y otra.

Eso sí, este Road Rash creado para Mega CD ofrece una intro y unas secuencias animadas verdaderamente espectaculares, que sin duda constituyen lo mejor del juego.

De nuevo vuelven a sucederse los encontronazos, choques y atropellos por desgracia tan habituales en las carreteras, acompañados de los golpes, patadas y puñetazos con los que el jugador debe obsequiar a todos los rivales que se le pongan a tiro.

Todo ello con el objetivo de finalizar cada prueba entre los tres primeros, y obtener así dinero con el que mejorar las condiciones de la moto y convertirse en todo un campeón.

DEMASIADO POBRE PARA UN CD

Decepcionante.

Esa es la palabra que mejor define este juego para Mega CD, en cierto modo.

Road Rash, pese a sus indudables virtudes, no fue ninguna maravilla técnica en los 16 bits de SEGA… y en este formato tampoco consiguió deslumbrarnos.

Se trata de un CD bastante flojo en líneas generales, pero sobre todo en su aspecto gráfico, ya que las motos, casas, coches y demás sprites que aparecen en pantalla no dan la sensación de estar pegados al suelo, sino más bien flotando.

Por otro lado, en ningún momento se logra esa sensación de velocidad tan necesaria en cualquier juego donde los motores sean protagonistas.

En definitiva, sin ser un mal juego, supuso una pequeña decepción.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.