ROAD RASH

Si Need For Speed es realismo y simulación, Road Rash es velocidad y acción a un ritmo desenfrenado.

Una velocidad peligrosa y en ocasiones salvaje, agudizada y afilada por una jugabilidad brillante.

Correr es el objetivo de este juego, y hay que correr por muchos obstáculos que se pongan por delante.

Electronic Arts se ha alejado un poco, sólo un poco, del detallismo minucioso de Need For Speed.

En este compacto seguiréis disfrutando de la magia que ofrece un juego de texturas exquisito, pero la velocidad ha ganado la partida elevándola a la categoría del más rápido en 3DO.

La mezcla se redondea con imágenes de vídeo y una calidad sonora tan fuerte, tan dura, como los mismos rivales.

Para disfrutar sin limitaciones de toda su fuerza explosiva, contaréis con dos opciones principales de juego.

En el Trash Mode no tendréis más preocupación que llegar a la meta entre los tres primeros.

El Big Mode os volverá a acercar al juego original.

Aquí ya encontraréis a la “pasma” en plan pesado, a un montón de matones de barrio con ganas de gresca, y una tienda en la que invertir vuestras ganancias o comprar una máquina más potente.

El único límite lo impondrá el vértigo y la habilidad de vuestros puños.

Y es que en este juego vale todo.

Y es que este juego vale mucho.

DALE DURO

Como decíamos, en este juego vale todo… menos jugar limpio.

Cuando un rival se ponga a vuestra altura, más vale que uséis todas las artimañas que sepáis para quitarlo de en medio cuanto antes.

EN LO VISUAL

Aunque la calidad de las texturas sigue siendo excepcional, se ha sacrificado parte de la nitidez y fuerza gráfica en aras de un aumento de la velocidad de todo el juego.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.