ROBOCOP 2

Robocop 2 Arcade Pixel Art Xtreme Retro

Las adaptaciones oficiales del segundo film perteneciente a la trilogía clásica de Robocop están asociadas a un momento muy específico del medio: aquel en el que la industria debía hacer un paradigmático salto de fe en lo que a géneros, estructuras, público y formatos se refería.

De modo un poco desconcertante, hubo diferentes títulos referidos a esta segunda entrega.

Y es que, pese al protagonismo de un icono pop que no es que sea occidental, es que representa al mismísimo occidente, este glorioso beat’em up de Data East Corporation bien podría considerarse Japón Hardcore.

tumblr_mno62wR4yR1qd4q8ao1_500

Tanto es así que en este clásico atemporal y exclusivo de coin-op sucede como en aquellos JRPG’s donde nuestro Dios es uno más entre la ralea de seres divinos, y poco o nada les importa, pues para ellos responde a una fantasía meramente occidental, y se le muestra el mismo respeto que le profesamos por estos lares a los temas relacionados con el anime.

tumblr_mn3xuofeZQ1qd4q8ao1_500

Sea como fuere, carece de toda importancia lo mitificado que tengamos aquí a un personaje que ya alcanza trazas legendarias; y por eso, si los cánones de la época exigen que el policía cibernético imponga su ley mediante el uso de la fuerza, y deba erradicar el crimen organizado, la compañía nipona ideó una adaptación muy superior a la de, por aquel entonces, todopoderosa Ocean.

Y que dicho sea de paso, no siempre recibe explicaciones lógicas – o ilógocas – por parte del propio juego.

15653

Por todo lo demás, hostias como panes y tiros a mansalva de los que tanto gustan en Xtreme Retro.

Gráficamente es muy consistente, aunque adolece de una mecánica ramplona y, sin embargo, maravillosamente ejecutada, que más de veinte años después podéis rememorar gracias a las excelencias de la siempre bien recibida emulación.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.