ROBOCOP

En el año 1989, Robocop resultó ser uno de los pocos títulos que dejaba claro su planteamiento desde el mismo principio. Bajo el lema de “Vivo o muerto, tú te vienes conmigo“, se nos advertía que era preciso proteger al inocente y defender la ley, al precio que fuera necesario.
.
Por aquel entonces, toda una generación de jugadores habituaba a frecuentar los distintos salones recreativos, pues era el único modo de poder disfrutar de los gráficos más punteros y rompedores del momento, y al precio de unas irrisorias monedas, deleitarse por unos breves instantes, de unos títulos muy superiores a los que había disponibles para los distintos sistemas domésticos de la época.
.
A pesar de estas potentes máquinas, fueron miles de jóvenes los que pudieron experimentar algunas de las más complejas y divertidas aventuras gracias a las bondades que ofrecía un humilde ordenador domestico, el ZX Spectrum.

Si tenemos en cuenta los gustos y las tendencias más recientes, el nivel técnico conseguido con estos juegos bien podría catalogarse de pobre, y sin embargo, no es casual que este modesto ordenador haya cautivado y conquistado a partes iguales a toda una generación de jugadores.
Sin embargo, no es menos cierto que contó con no pocos detractores, partidarios de otros famosos sistemas tales como el Amiga o el Atari ST.
.
No en vano, era relativamente común que los usuarios de dichas plataformas se mofasen de las limitaciones propias de la máquina de Clive Sinclair.
Quizá por eso, este título tuvo una acogida tan calurosa entre los afortunados usuarios del Spectrum, con una conversión que hacía justicia al propio juego de recreativa.
.
Robocop, además de ser un personaje de moda, y una famosa estrella televisiva, resultó ser un individuo que supo ganarse la simpatía de un gran número de usuarios, que veían en el trágico héroe una combinación de lo que bien podría denominarse como un híbrido entre un hombre y una máquina, convertido en el azote de los maleantes, para alegría de miles de aficionados, con ciertos sentimientos que le impulsan a vengarse por los agravios cometidos contra su persona, lo que le añadía cierto toque romántico y pesimista a la historia.
.
Uno de los momentos más impactantes era cuando el sorprendido jugador se topaba con una digitalización del propio Robocop que saludaba al inicio de la partida, sin dejar lugar a dudas sobre cuales eran sus propias prioridades, “Proteger al inocente. Servir al ciudadano. Mantener la ley y el orden“.

Un momento que bien merece ser recordado, sin duda, pues resultó ser la vez primera en que nuestro añorado Spectrum con sus modestos sonidos llegaba a articular sendas frases del todo comprensibles,además.
.
Era un instante álgido repleto de sentimientos y emociones, una clara demostración del triunfo de los programadores sobre el que muchos aseguraban ya un sistema condenado al olvido.
Incluso puede que algunos de vosotros recordéis con cierta ternura aquél momento trascendental cuando la paupérrima música consiguió dotar al acontecimiento de mayor relevancia.

Respecto al juego propiamente dicho, no resultaba tan sorprendente como la propia presentación que le daba paso.
El planteamiento resultó bastante simple, aunque no por ello menos contundente ni efectivo. Asumiendo el rol del policía metálico, nos desplazábamos por unos niveles en perfectas 2D mientras disparábamos a todos los criminales que trataban de frenar nuestro avance.
.
A pesar de no resultar un juego revolucionario, para muchos usuarios este Robocop de Spectrum fue un claro un punto de inflexión en la historia de los videojuegos.
.
Cabe destacar que existió una versión de este mismo título disponible para el Commodore 64, inferior técnicamente a este, aunque incorporaba ciertas mejoras en cuanto al apartado jugable, otorgándole al protagonista incluso la posibilidad de saltar.

Quizá por aquél entonces el Spectrum ya comenzaba a dar claros síntomas de agotamiento, e incitaba a pensar que la fabulosa máquina con la que habíamos crecido muchos de nosotros, y jugado en los mejores años de nuestra infancia, dejaba claro que ya no podría volver a sorprendernos como lo hiciera con este consagrado título, pues poco más podía dar de sí mismo un ordenador con sus 128 k.
Iba siendo hora, pues, de pasar página y mirar hacia otros sistemas más modernos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.