ROBOCOP VERSUS TERMINATOR

Dejemos clara una cosa desde el principio: este es un juego de acción frenética y desenfrenada. Una vez matizado este detalle, prosigamos con el artículo que nos traemos entre manos. Nuestra aventura da comienzo en unas calles plagadas de maleantes, donde la delincuencia se ha extendido a todos los rincones y Robocop trata por todos los medios de frenar su avance. Sin embargo, este será el menor de los problemas del intrépido policía, pues una nueva amenaza no tarda en hacer acto de presencia.

Poco más se sabe de estos individuos, salvo que, a pesar de su apariencia humana, distan mucho de ser considerados como hombres, pues bajo ese tejido que imita con acierto lo que bien podría denominarse piel, se esconden unas máquinas cuya única finalidad es la de aniquilar todo cuanto dificulte su propósito destructivo.


Como muchos de los lectores ya habrán adivinado a estas alturas, estos seres mecánicos responden al nombre de Terminators, y han sido enviados desde un remoto futuro lejano para asesinar a los hombres que encabezarán la resistencia contra las máquinas, y solo un elemento se interpone en su camino: tú.

Uno de los primeros objetivos de estos androides, determinados a erradicar toda vida a su paso, hay que buscarlo en las oficinas de la OCP, por lo que al bueno de Robocop no le queda otra que bailar al son que le tocan, tratar por todos los medios de liberar a los inocentes y finalizar con esta nueva oleada de asesinos cibernéticos, para lo que tendrá que enfrentarse incluso al mismísimo Cyberdime Systems, una máquina que os pondrá en serios apuros en no pocas ocasiones.

Una vez completada esta difícil tarea, emprenderéis el que será vuestro verdadero cometido, una epopeya de magnitudes bíblicas, que consiste en proteger a estos futuros insurrectos para que puedan cumplir con el papel que les depara el destino, y al mismo tiempo, salvar a toda la humanidad de una amenaza creciente, cuyo influjo se extiende a gran escala, para lo que será preciso combatir a las propias máquinas en su terreno, el futuro.

Nos encontramos pues, en una clara inferioridad numérica, con una desventaja más que evidente. No deja de ser sarcástico que la única defensa de la que dispone la humanidad contra las máquinas, sea otra máquina, que en su interior alberga un corazón humano capaz de sentir y de amar.

Y este amor por la ciudadanía será el que os impulsará a armaros de valor y hacer acopio de todas vuestras fuerzas, para enfrentaros a un mal que se extiende como una plaga que crece incesantemente.

Por fortuna, para facilitar un poco nuestro avance por las numerosas filas enemigas disponemos de un completo arsenal con el que enfrentarnos a estas temibles máquinas, que iremos recolectando y acrecentando en nuestro tortuoso caminar, y será preciso ser selectivo pues no tardaremos demasiado en averiguar que determinadas armas son más efectivas en unas zonas que en otras, si bien hay un número finito de ellas de una potencia muy superior al resto.

Además, si cumplimos con unos determinados requisitos que se nos plantean al inicio del nivel, obtendremos jugosas recompensas que tornan al propio Robocop en un duro rival a batir, con un poder altamente destructivo.

Estad preparados para afrontar una ardua aventura donde no tendréis momento de descanso alguno, pues los Terminators son muy numerosos, su comportamiento es agresivo, y siempre tiran a matar.

Velad pues, por la seguridad de la ciudadanía, pero no descuidéis vuestras espaldas, pues el futuro de la humanidad depende de ello, y es muy frágil la única esperanza que se interpone entre la salvación y una condena al fracaso más absoluto, en un mundo donde las máquinas se alzarán con el poder y someterán a toda forma viviente.

RESUMIENDO

Robocop versus Terminator es sinónimo de jugabilidad pura y dura, de acción salvaje y de contundente diversión. Tiene a su favor una gran cantidad de elementos, entre los que es preciso destacar la gran variedad de armas, un número de fases más que correcto, acción a raudales, música de gran calidad y, por supuesto, cuenta con el carisma innato de unos protagonistas que dan mucho juego. Además, la ambientación es magistral, y el diseño de los personajes soberbio. ¿Qué más se puede pedir?.

Graficamente el juego luce francamente bien, y todos los elementos están a un nivel altísimo, tanto los escenarios, como los protagonistas, y además hay una gran variedad de enemigos que os pondrán en serios apuros.

La música consigue ambientar perfectamente a la acción, y es cañera como pocas. Guitarras, hardcore y canciones máquina os acompañarán en vuestro avance. Un tipo de música que le sienta como anillo al dedo a un título de estas características.

El apartado jugable cumple su cometido con creces. El movimiento del personaje se ajusta de forma perfecta a las necesidades que plantea el juego, y además disponéis de un completo arsenal, contundente y variado, con el que dar buena cuenta de los cientos de enemigos que salen a vuestro paso.

Un título letal, de jugabilidad directa y con grandes dosis de diversión que puede llegar a ser bastante adictivo, pues conseguirá haceros pasar muy gratos momentos.

Sumadle una dificultad creciente y unos momentos intensos cargados de acción con un ritmo frenético donde la adrenalina lo impregna todo a su paso.

Un gran juego en definitiva, donde la acción más intensa y salvaje va de la mano de la emoción propia que implica enfrentarse a todo un ejercito de Terminators.

Con todos estos elementos el resultado solo podía ser uno: un título que se antoja irresistible para todos los amantes de los shooters con ciertos tintes de plataformas.

Recomendado por Old School Generation.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.