ROBOCOP

Para alegría de las nobles gentes y perdición de los maleantes, ya tenemos entre nosotros al valeroso Robocop, uno de los héroes más aclamados de finales de los ochenta.

Pero, ¿dónde se ha metido?.
.

Parece ser que es aquél punto lejano de color grisáceo que se pasea alegremente por la pantalla.

Y es que, a todas luces, el bueno de Murphy se merecía un aspecto mucho más solemne que el que luce en este juego.
.

Aunque para ser sinceros, tampoco lo necesita, pues los delincuentes a los que se enfrenta también dejan muchísimo que desear.

No en vano, lo primero que llama poderosamente la atención en Robocop es un apartado gráfico ciertamente modesto, con un protagonista que difícilmente logra hacerse respetar, y una serie de enemigos que han salido muy mal parados.

Pues ni siquiera el gran colorido presente en los distintos escenarios consigue disimular ese aspecto tosco y desangelado del que hace gala el programa.

Si el usuario persiste y no se deja intimidar por la mala impresión inicial, llegará a la conclusión de que el resto del título tampoco es precisamente un desecho de virtudes.

De modo que el principal cometido del intrépido policía pasará por completar hasta 8 misiones que se desarrollan en amplios escenarios, eliminando en su tortuoso avance a cuanto criminal se cruce en su camino al tiempo que cumple sendos objetivos, tales como rescatar civiles, eliminar a un determinado infractor, etcétera.


Para facilitar el progreso Titus tuvo a bien introducir un mapa que será posible consultar en cualquier momento de la aventura, y que se antoja de vital importancia para conseguir llevar las tareas a buen puerto, amén de las siempre bien recibidas armas secundarias que se obtendrán en la comisaria de turno.

En definitiva, Robocop es una aventura mediocre gráficamente, pero a la que se le puede sacar cierto jugo si el usuario persevera en su desarrollo.


RESUMIENDO

A nivel visual el programa es muy deficiente, si bien es justo reconocer que Titus supo dotar a los escenarios de algunos escuetos detalles que compensan la mala impresión generalizada que dejan los sprites.


Las distintas composiciones musicales, sin llegar a destacar, cumplen su cometido con holgura.

Aunque es evidente que si los programadores no se lucieron con el resto de apartados, el de los efectos sonoros tampoco iba a ser una excepción.


Respecto a su jugabilidad se antoja un tanto simplificada, pues Robocop se limita a disparar y andar, con cierta lentitud por añadidura.


En síntesis…

Se mire por donde se mire, Robocop se evidencia como un shooter con demasiadas limitaciones como para despertar el interés del usuario más allá de los primeros minutos de juego.

A destacar las grandes dimensiones de los numerosos escenarios, aunque estos resulten poco variados y el tamaño de los sprites sea lamentable.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.