ROBOTREK

Robotrek Enix Square Pixel Art SNES

No sería justo hablar de Robotrek – o Slapstick, tal como es conocido en su país de origen – sin antes recordar a la maravillosa trilogía Soul Blazer, gestada en el seno de Quintet y publicada por la todopoderosa Enix.

tumblr_lcuv0oukUV1qf2gyao1_500

Tal como sucedió con Illusion of Time/Gaia y Terranigma, el cartucho que nos ocupa fue concebido para Super Famicom a mediados de los noventa, concretamente en 1.994, y pronto acaparó toda la atención mundana, manteniendo la calidad intrínseca de aquellos gloriosos Action RPG’s a un nivel más que aceptable.

Robotrek Super Nintendo

Tanto es así que la belleza de sus coloridos gráficos ensombrecería a no pocos RPG’s relativamente modernos.

Impecable en lo visual y engalanado por un extenso mapeado repartido a lo largo y ancho del planeta Quintenix, el afanado jugador podrá recorrer toda suerte de poblados, bosques, montañas y un largo etcétera, y acompañar al hijo de un afamado inventor en su lucha por librar a su tierra natal y sus habitantes de los maléficos Hackers; una siniestra organización que pretende servirse de la obra iniciada por su progenitor, y controlar así en beneficio propio el flujo temporal.

Robotrek Super Nintendo Famicom

Asímismo, las sinuosas melodías de Ayako Yoda se antojan un fuerte reclamo para todos aquellos que aún miran con recelo el cartucho, y su sólido desarrollo bien puede maravillar, pese al inexorable paso del tiempo, a los amantes del género.

Por si esto fuera poco, su peculiar sistema de combates – precursor de la mecánica divulgada en Pokémon -, y la posibilidad de construir hasta tres robots y modificarlos a placer, lo alejan del manido enfrentamiento por turnos, y convierten a las numerosas reyertas con el enemigo en algo, si cabe, más emocionante.

Robotrek Super Nintendo

Pese a tratarse de un título independiente, no está exento de vínculos con la excelsa trilogía de Quintet, tanto a nivel de desarrollo como en el apartado gráfico, pues se evidencia como un fiel reflejo del legendario cartucho publicado en 1.992; aunque para la ocasión se han permitido algún que otro alarde audiovisual, pero sin perder aquel dulce sabor que emanaba del original.

Soul Blazer Turbo DogIllusion of Gaia Turbo DogTerranigma Turbo DogRobotrek turbo Dog

Lo que no es decir poco precisamente.

Con todo, es justo reconocer que algunos lunares empañan – eso sí, minimamente – la arrolladora jugabilidad que atesora este programa.

Por un lado, la relativa complejidad que atañe a la personalización de los robots, y por otro, su concepción continuista y poco revolucionaria, que se tradujo en unas ventas moderadas.

Robotrek Super Nintendo

Pequeños inconvenientes que no impiden enamorarse de un título de tamaña envergadura, sobre todo si en algún momento habéis disfrutado con los clásicos RPG’s de Super Nintendo.

Robotrek rescata la fórmula que ensalzó a tantos otros juegos de culto para ofrecer una aventura memorable, muy disfrutable y lo bastante extensa, en la línea de la serie Soul Blazer.

tumblr_lv71hyLDSn1qbh0lno1_500

Salvando las distancias, claro está.

Y es que, a pesar del parentesco, esta producción desecha los combates en tiempo real a favor de la estrategia por turnos.

El resultado, faltaría más, da lugar a un atractivo cartucho de estética alegremente desenfadada y, en cierto modo, humorística, que no resulta sobresaliente, pero sí una opción más que recomendable dentro del extenso catálogo de la consola, e infinitamente superior a muchas rutinarias adaptaciones disponibles.

tumblr_m9cuzpTk7x1rrlrnjo1_500

En definitiva, completo y complejo.

Quizá por ello goza de una popularidad intachable, y su buena reputación lo precede.

slapstickrobotrekvq7

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.