ROGUE LEGACY

Corría el verano de 2.014 cuando me topé con este juego que asume muchas de las características de los roguelike clásicos – escenarios aleatorios, no hay “vidas” ni checkpoints… -, pero va mucho más allá.

En Rogue Legacy, un pixelado caballero debe conquistar un castillo repleto de enemigos y trampas para terminar derrotando a sus cinco jefes finales.

Cada vez que muramos, asumiremos el papel de un hijo del héroe, cada uno con sus características, tanto las propias de su clase – bárbaro, hechicero, asesino… – como las de su personalidad – los que tengan gigantismo serán más grandes y no cabrán por ciertos sitios; los que tengan vértigo lo verán todo al revés, si tienen alzheimer, no recordarán el mapa… -.

El azar determinará qué tipo de personaje manejamos en cada partida, aunque conservaremos todas las mejoras, armas y equipo que hayamos conseguido en las incursiones previas.

ADÁPTATE A LO QUE TE TOQUE

Este componente random es lo que hace que Rogue Legacy sea tan especial, ya que nos obligará a adaptarnos en todo momento a lo que nos toque.

Eso sí, si renunciamos al 40% de nuestro oro, podremos hacer que el escenario no sea aleatorio y que los niveles sean idénticos a los de la última vez que entramos, lo que nos facilitará llegar hasta los jefes finales.

Y, cuando logres acabarlo, podrás empezar una “Nueva Partida +” manteniendo tu nivel, pero con una dificultad aún mayor.

Además, como es cross-buy y cross-save, si tienes PS Vita, te lo puedes llevar por ahí este verano… pero ojo, porque atrapa sin remedio.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.