ROLLING MADNESS 3D

Allá por el lejano 1.984, Marbre Madness supuso un punto de inflexión en la creación de videojuegos.

Si hasta esa fecha concreta lo habitual en cualquier arcade era limitarse a esperar la muerte del propio usuario, con el anterior título todo cambió, pues irrumpieron en escena los juegos con principio y final.

Dicho programa sirvió también para explorar el terreno de las simulaciones físicas, e incluso favoreció al desarrollo de gráficos tridimensionales.

Por descontado, Marbre Madness ha sido lanzado en infinidad de sistemas desde que vio la luz en la placa System I de Atari.

En vista de un desarrollo tan trillado, ¿qué originalidad cabría esperar en un remake?.

La respuesta es preciso buscarla en la obra de Luca Elia, miembro del prestigioso M.A.M.E. Team, que hace años ideó una nueva versión del clásico basado en OpenGL, en un complejo entorno tridimensional nada menos.

De esta forma pretendía rendirle un merecido homenaje a la entrega original.

Pese a no tener acceso al diseño de los niveles, Luca consiguió reproducirlos píxel a píxel mediante 3DS Max, dando lugar a un total de seis escenarios en los que guiar una bola a través de laberintos psicodélicos.

Es de suponer que tamaña tarea le llevaría una cantidad considerable de tiempo, aunque por fortuna el resultado final no podría ser más satisfactorio.

Y es que la minuciosidad de su esfuerzo habla por sí misma.

Basta con decir que jugando a Rolling Madness 3D con la cámara en modo isométrico, la reproducción del mítico arcade roza la perfección en todo momento.

Pero este episodio que nos traemos entre manos va mucho más allá de una simple clonación, y a la cámara isométrica es preciso sumarle otras tantas, como aquella que sigue a la esfera en tercera persona.

Con toda probabilidad, uno de los añadidos más interesantes del remake se centra en la facilidad de mover la cámara a voluntad, e incluso hacer zoom si la situación así lo requiere.

A este deleite visual se añade el agradecido Modo Pastel, capaz de transformar el colorido inicial en un auténtico delirio.

Respecto a la banda sonora, se nutre del clásico arcade, al que imita con maestría en este apartado.

Si bien, también resulta posible crear una selección musical a gusto del consumidor.

Por último, cabe destacar que Rolling Madness 3D puede jugarse mediante el teclado o ratón, que a falta de trackball, se antoja como la opción idónea para recordar las sensaciones que brindaba aquella coin-op a mediados de la década.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.