RUGIR DE MOTORES

Tras nuestro extenso repaso al mítico Screamer, hoy nos ha dado por recordar otros juegos que pisaron el acelerador a fondo en PC.

THE NEED FOR SPEED (1.995)

El primer juego de la saga de Electronic Arts llegó a las estanterías el mismo año que Screamer.

Más orientado a la simulación realista que al arcade, NFS contó con supercoches reales y muchas persecuciones policiales que hoy en día ya son la norma.

DESTRUCTION DERBY (1.995)

Para aquellos cuyos gustos tendían más a la demolición que a la finura al volante, Psygnosis lanzó este equivalente a una pelea de bar, pero con coches.

No había mucho que hacer, aparte de correr en una selección de limitadas arenas, chocándonos contra los rivales.

DAYTONA USA (1.996)

Junto a Ridge Racer, incondicional de los salones de los noventa, el clásico de la velocidad de SEGA fue una gran influencia para los juegos de conducción de la década.

El port de PC decepciona, y carece de la variedad y mayor número de circuitos y coches de Screamer.

SCREAMER 2 (1.996)

La secuela de Graffiti se alejó de los rápidos y cortos circuitos al estilo Ridge Racer de su predecesor para abrazar una jugabilidad más cercana a Sega Rally.

El manejo se mejoró mucho, con un mayor énfasis en la conducción con derrapes.

COLIN MCRAE RALLY (1.998)

Uno de los primeros éxitos al recrear la simulación de rallies.

CMR ofreció una selección de vehículos y pilotos del campeonato de rallies de 1.998 y un excepcionalmente realista modelo de conducción para la época.

Fiel a la realidad, se centró en las contrarreloj.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.