SAGA FRONTIER 2

Cuando en mi papel de redactor hablo de los grandes juegos de rol de Square, al lector probablemente le vendrán a la mente espectaculares secuéncias de vídeo, escenarios renderizados de grandes dimensiones y épicas batallas engalanadas con fastuosas invocaciones, plagadas a su vez de ostentosos efectos de luz.

Esta imagen predefinida, que ha calado hondo especialmente entre los aficionados occidentales gracias a los últimos capítulos de Final Fantasy, queda completamente fuera de lugar en el soberbio Saga Frontier 2.

Pese a que quien suscribe este artículo pueda parecer un nostálgico empedernido, no me queda más remedio que rendirme a la evidencia y reconocer que los sobresalientes gráficos dibujados a la acuarela de este sensacional juego a más de uno le han robado el corazón.

Y es que aún en la actualidad resulta todo un deleite transitar por los sencillos aunque majestuosos paisajes “hechos a mano” del título que nos ocupa, sin que pueda vislumbrarse apenas un polígono que recuerde que, en efecto, nos encontramos en una época dominada por los motores en 3D y el uso abundante de texturas.

Dejando de lado estas y otras consideraciones estéticas, a dicho programa – gestado durante la mejor época de Square – le sobran virtudes para entusiasmar a los aficionados más curtidos en el género gracias a su historia multilineal, que otorga al jugador una loable sensación de libre albedrío.

Si bien es justo reconocer que para la presente ocasión se limitaron los excesos de la entrega original, que transmitía esa desagradable impresión de estar constantemente perdido.

Por último, el desarrollo de los combates también se ha resuelto con cierta maestría, pues dan lugar a la estrategia de equipo; si bien no es menos cierto que debido a su lentitud podrían repeler a los usuarios más noveles o a aquellos que se inicien en este singular género de los JRPG‘s.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.