SAMURAI SHODOWN II

A principios de los años noventa, SNK intentaba crear un arcade propio que desbancase al legendario Street Fighter II.

Fatal Fury y Art of Fighting fueron intentos recargados pero elegantes, aunque ambos fracasaron en su empeño por superar al mito de Capcom.

Entonces, SNK se decidió a probar una nueva táctica y permitió a un grupo interno de desarrolladores, conocido como Equipo Galápagos, crear un arcade que, más que ofrecer un campeonato contemporáneo de lucha callejera, estuviera ubicado en el Japón feudal, sus personajes blandieran armas afiladas y no le diera tanta importancia a los movimientos especiales.

Ese título fue el primer Samurai Shodown, y se haría popular de inmediato.

No en vano, ofrecía un juego táctico, intenso y profundo, había que escoger bien el momento oportuno para atacar de modo que no quedaras indefenso frente al oponente, y por supuesto, cada factor que hizo un éxito del original, se estudió y potenció en esta segunda entrega.

Samurai Shodown II, que en general se considera uno de los puntos álgidos de la serie, tiene unas modificaciones sutiles – nuevos personajes y unos cuantos movimientos y defensas especiales -, y mantiene la sencillez de ejecución que permite que los combates con armas sean tan gratificantes.

Con unos gráficos más detallados y unos controles que reaccionan mejor, está entre los juegos de lucha más logrados de mediados de los años noventa, con algunas características rompedoras, como los bloques y un montón de sorpresas en forma de easter eggs.

De hecho, el único fallo de Samurai Shodown II radica en la traducción al inglés, tan nefasta que parece realizada así intencionadamente.

Por fortuna, el diseño refinado y equilibrado no se puede perder en la traducción.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.