SAMURAI SHODOWN

Con motivo del 20 aniversario de la emblemática Neo Geo, vamos a tratar uno de los títulos de lucha más prestigiosos dentro de su sobresaliente catálogo, nada menos que el galardonado Samurai Shodown.

El impresionante cartucho de 100 Mega Shock – recordemos que las primeras ROM eran de “apenas” 330 megabits y llegaron a incrementarse hasta superar los 100; de donde se deriva el nombre – deja patente el poderío de la plataforma desde la primera toma de contacto con el programa, que sigue la estela de la practica totalidad de juegos de lucha disponibles en el año 1.993.

Pero eso no impidió al equipo de programación sorprender a propios y extraños con una adaptación de la coinop, mostrando un auténtico despliegue técnico como tan solo era posible en Neo Geo.

No obstante, si llegaron a incluir suculentas novedades que aportaban consigo cierta originalidad a un género que por aquel entonces ya había dado claros síntomas de estancamiento.

Por lo que cada luchador dispone de su particular arma blanca – siendo la mayoría de ellas espadas -, con la posibilidad de recurrir a las manos desnudas para asestar contundentes golpes, que cobrarán vital importancia cuando un contendiente haya quedado desprovisto de su arma durante el trascurso del combate.

Este elemento aparentemente anecdótico sirve para dotar a los diversos enfrentamientos de un dinamismo inusitado en el género, incrementando de modo notable las posibilidades que atesora el programa; pues a los consabidos ataques y magias existentes en el resto de juegos se le suma el uso de un singular armamento.

Siguiendo con las novedades, los desarrolladores tuvieron a bien la inclusión de una segunda barra destinada a medir la furia del personaje en cuestión, que se acrecenta de forma paralela a los daños recibidos, otorgándole cierta ventaja en forma de sobrada potencia cuando su marcador de vida desciende peligrosamente; lo que puede dar al traste con una victoria asegurada, y viceversa.

Por si fuera poco, Samurai Shodown ostenta el honor de ser el primer arcade de lucha en el que hacen acto de presencia diversos potenciadores en forma de items, que el usuario podrá utilizar durante el combate.

Estos preciados objetos los dejará caer un personaje que se mueve de forma aleatoria por el escenario.

A modo de curiosidad, también hizo su aparición un árbitro del todo imparcial, aunque su labor pretende ser meramente orientativa de cara al usuario; sin olvidar las correspondientes y necesarias fases de bonus intercaladas.

Un compendio de novedades amparadas por un despliegue audiovisual digno de toda loa y alabanza, en un título de corte clásico.

RESUMIENDO

Gráficamente el programa luce al más alto nivel; tanto es así que la calidad intrínseca de los escenarios superó con creces a todos los juegos representativos del género.
Y este mismo calificativo se le puede dispensar a los doce personajes disponibles.
Mención especial para el ejemplar uso del zoom, que ofrece diferentes planos de los luchadores en función de su posición, como ya sucedió anteriormente con el aventajado Art of Fighting.

El apartado sonoro, sin llegar a alcanzar la brillantez y genialidad que destila el anterior, no desmerece en absoluto, pues cuenta con unas composiciones más variadas que el resto de sus competidores directos y de una calidad incuestionable por añadidura.
Asimismo, los sonidos empleados para ambientar los momentos álgidos de la escaramuza resultan soberbios, entre los que destaca el espectacular choque de espadas.

Respecto a la jugabilidad, se ve potenciada por todo tipo de armas de lo más variopinto, respetando siempre los cánones establecidos; esto es, una gran variedad de movimientos de fácil ejecución, numerosos luchadores de estilos bien diferenciados, la ineludible opción para dos jugadores simultáneos, y alguna sorpresa final que deberá descubrir el usuario por cuenta propia.

En síntesis…

SNK se merece un reconocimiento por tratar de innovar dentro de un género que ya se había explotado en demasía – en el que además se sentía especialmente acomodada – y del que es difícil huir de los tópicos.

Por descontado, casi todos los tópicos inherentes a este tipo de programas están presentes en mayor o menor medida en Samurai Shodown, si bien no es menos cierto que las cuantiosas novedades contribuyen a enriquecer su desarrollo.

Y todo ello engalanado por un apartado técnico absolutamente magistral, posible gracias a las bondades del 100 Mega Shock.

Huelga decir que con la experiencia acumulada tras incontables años de éxitos la empresa desarrolladora consiguió dar forma a un título cuyas mayores señas de identidad son, junto con un majestuoso apartado audiovisual, un perfecto equilibrio entre la dificultad y la jugabilidad.

Todo un must have para los aficionados de la lucha.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.