SANDBOX Y MUNDO ABIERTO

En estos últimos años, la división entre los términos “sandbox” y “mundo abierto” se ha difuminado hasta convertirse casi en sinónimos.

Tanto los usuarios como la prensa especializada usan ambos conceptos para referirse, en muchas ocasiones, a cosas distintas.

Las etiquetas casi nunca son buenas consejeras y, como en todo, nos encontramos con juegos que tienen elementos de ambos géneros, pero vamos a tratar de definirlos y, sobre todo, diferenciarlos.

Los juegos de mundo abierto son eso mismo, universos de juego en los que podemos explorar con libertad y en los que, generalmente, podemos completar las misiones en el orden que nos apetezca, dedicarnos a hacer otras cosas – minijuegos, tareas secundarias, etcétera -.

El ejemplo más mítico es Grand Theft Auto III, que popularizó este tipo de juegos y creó una moda que sigue de plena actualidad.

Los ejemplos de sagas de mundo abierto son innumerables, como The Elder Scrolls, Assassin’s Creed o Fallout.

Por su parte, sandbox tiene unas implicaciones mucho más cercanas a la libertad jugable que a la meramente exploratoria o a la ausencia de una historia o un desarrollo lineales.

Ni siquiera hace falta que el mundo de juego sea enorme.

Básicamente, sandbox tiene mucho más que ver con la palabra de la que proviene: una caja de arena en la que juegan los niños.

No hay nada concreto que hacer, no hay un objetivo claro y es el niño el que crea su propia diversión.

Lo mismo sucede en esta industria.

Son juegos que nos proporcionan las herramientas necesarias para crear nuestra propia diversión, sin que tengamos que encarnar un rol concreto dentro de ese juego – héroe, antihéroe a lo GTA… -.

Un ejemplo muy claro es Minecraft.

Nos sueltan ahí y podemos hacer lo que más nos apetezca: cavar, construir, guerrear con las criaturas de la noche…

Pero hay muchos ejemplos más, como Elite: Dangerous o EVE Online, que nos permiten explorar galaxias y convertirnos en pirata espacial, en explorador, en agente de la ley en busca de piratas

Los Sims es otro sandbox.

No hay un propósito, y podemos hacer que nuestros sims sean gente de provecho, que liguen, tengan hijos… o podemos hacer que se pasen el día en casa sin ducharse hasta que se vuelvan locos.

Las herramientas están ahí, y nosotros decidimos cómo usarlas.

Todos los juegos de creación, como LittleBigPlanet, Garry’s Mod o el futuro Dreams entran también en esta categoría.

Algunos como Shenmue, diluyen la frontera entre ambos términos, permitiéndonos cumplir con el objetivo vengativo de Ryo Hazuki, o dedicarnos a trabajar para gastarnos el sueldo en maquinitas hasta que se nos pase el tiempo de vengarnos.

Aunque, bien pensado, quizás sólo haya arrojado más confusión sobre el asunto, después de todo…

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.