SATURDAY NIGHT SLAM MASTERS

Capcom era así.

Sin apenas tiempo pare recuperarnos de la fantástica impresión provocada por Super Street Fighter II, la compañía nipona volvió a la carga con otro espectacular juego de lucha ambientado en el wrestling.

Este deporte/espectáculo, aunque no cuenta con muchos practicantes sobre la lona, sí ha tenido una importante representación en el mundo de las consolas.

En Super Nintendo sin ir más lejos, de todos cuantos cruzaron nuestra frontera, sólo hubo hasta entonces uno especialmente destacable por su calidad y por los personajes que participaban: WWF Royal Rumble.

Tras él, se produjo un pequeño vacío que vino a subsanar este lanzamiento de Capcom.

Slam Masters – conocido como Saturday Night Slam Masters en Estados Unidos o Bomber Muscle en Japón – para Super Nintendo, y en menor medida para Mega Drive y FM Towns, se saldó con una excelente conversión de la coin-op que causó furor entre los aficionados al género.

El espíritu del título original fue respetado casi con total fidelidad, aunque Capcom también quiso dejar patente su sello magistral con un rediseño de los personajes.

El responsable de este lavado de imagen fue Tetsuo Hara, uno de los más importantes y cotizados dibujantes de mangas en Japón, autor entre otros de la célebre saga Hokuto no Ken, más conocida en Occidente como Fist of the North Star – en España, El Puño de la Estrella del Norte -.

Y el resultado no puede ser más impresionante: rostros más agresivos y angulosos, mayor sombreado y definición en las figuras, y un exquisito gusto por el detalle.

Pese a lo beneficioso del cambio, algunos quisieron ver en él una maniobra de Capcom para atraer la atención del usuario japonés.

En cualquier caso, esa política era completamente lícita y podía considerarse, además, como un modo de atender los gustos del cliente.

El tratamiento gráfico en general está en la línea de otros éxitos consagrados de la compañía; es decir, personajes de gran tamaño, bien animados, colorido llamativo sin caer nunca en tonos chillones y suave scroll de pantalla y luchadores.

Teniendo en cuenta las características del juego – el escenario siempre es un ring -, el entorno suele ser un tanto reiterativo cambiando sólo el color de la lona o algún pequeño detalle de ambiente.

Otro aspecto especialmente cuidado es el sonoro.

La selección de melodías es de lo más contundente y marchosa: abundante guitarra, ritmos cañeros y mucha, mucha batería.

Acompañando a la música, toda una gama de potentes efectos sonoros con numerosas digitalizaciones de voz y una excelente reproducción del bullicio de la grada.

En cuanto a los movimientos, cada luchador posee unos golpes específicos – que suelen coincidir con aquellos que entendemos por especiales -, pero también existe un repertorio más amplio de llaves comunes al resto de personajes.

La famosa Silla Eléctrica, por ejemplo, es ejecutada por todos los contendientes aunque con pequeñas variaciones de estilo.

También se pueden utilizar objetos como cubos, sillas, botellas y mesas esparcidas alrededor del cuadrilátero, o subirnos a los postes para incrustarnos en el rival.

Los dos golpes del manual más efectivos se producen: uno, durante el transcurso de la pelea, y el otro para finalizarla.

Realizarlos es, en general, bastante asequible ya que, frente a otros representantes del género, en este caso sólo se emplean tres botones y el direccional.

Las modalidades se dividen en dos grupos básicos: Single Match y Team Battle Royal – o Death Match en el caso de Mega Drive -.

El primer modo es el típico combate uno contra uno – contra la máquina o un segundo jugador -, en el que tras seleccionar entre ocho luchadores diferentes nos enfrentaremos al resto de combatientes y con dos más, Scorpion y Jumbo Jack, para acceder a nuestra primera corona.

Ya como campeones seremos retados por todos una y otra vez.

La modalidad Team Battle Royal tiene la misma mecánica, pero los participantes son cuatro luchadores en dos equipos formados por nosotros o algunos componentes de la máquina.

En el supuesto de participar cuatro jugadores simultáneos será imprescindible el uso del Multitap.

Esta es la opción más divertida del cartucho y su interés se centra en su extraordinaria jugabilidad.

En resumen, todo un acierto de Capcom que, por su calidad y jugabilidad, puede llegar a convencer a los más reacios a este deporte del ring.

DIFERENCIAS

La mayor diferencia de Slam Masters frente a la versión de recreativa radica principalmente en los nuevos diseños de los personajes, que han sido elaborados por uno de los dibujantes de mangas más prestigiosos de Japón, Tetsuo Hara, autor entre otros del famoso Hokuto no Ken.

PROS Y CONTRAS

Aún a riesgo de repetirnos, conviene destacar el nuevo diseño de los personajes, su jugabilidad y espectacularidad, la modalidad para cuatro jugadores simultáneos, la música y efectos sonoros, y por supuesto las animaciones de los luchadores.

En el lado opuesto de la balanza, es justo reconocer que los escenarios son un tanto repetivos.

EN SÍNTESIS

Capcom volvió a imprimir su sello inconfundible de calidad y jugabilidad en esta conversión de recreativa.

No es Street Fighter II, pero sí un título ideal para los amantes de la lucha por equipos o los interesados por el genuino sabor nipón.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.