SEGA BASS FISHING

Ir de un lado para otro cargando gusanos, confeccionar cebos, embarcarse en rutas de reconocimiento que implican poco más que echar comida al agua sin la menor presencia de una caña, levantarse antes del amanecer para sentarse bajo la lluvia durante horas…

Pescar puede ser una actividad inútil y aburrida, eso nadie lo discute.

Pero, gracias a un afortunado e histórico accidente que mezcló la obsesiva preocupación por la pesca con la misteriosa habilidad de SEGA para diseñar algunos de los mejores arcades de la historia, esta se convierte en el pretexto para dar a luz una de las más extrañas sensaciones nunca vistas en el mundo del videojuego.

En efecto, Sega Bass Fishing se sitúa a la altura de Seaman, Typing of the Dead o Samba de Amigo, como una de las más maravillosas rarezas lanzadas para Dreamcast.

Cualquier afortunado que lance la caña en las soberbias y abundantes aguas de SEGA podría, fácilmente, quedarse colgado, a no ser que utilice una caña no oficial – las cañas no oficiales son a menudo de ínfima calidad -.

Con la caña oficial de SEGA, sin embargo, pescar se convierte en algo divertido.

La experiencia, adobada con sorprendentes gráficos y una gran fluidez, es placentera y desafiante.

Echa el anzuelo, dale al carrete y empieza a enfrentarte a cualquier ser de agua dulce que se interponga en tu camino.

El arte de capturar a la escurridiza pieza dependerá del tipo de anzuelo que utilices, y de si manipulas la caña con los movimientos precisos antes de empezar a recoger el hilo.

Este juego es a la pesca real lo que Crazy Taxi a la conducción: una soberbia reconstrucción.

Y probablemente fue el mayor logro de Sega Bass Fishing.

Quizá pescar siga siendo inútil, pero lo cierto es que ya no es aburrido.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.