SEGA RALLY CHAMPIONSHIP

En Sega Rally Championship tal vez estés compitiendo contra otros pilotos para llegar antes a la línea de meta, pero el oponente más duro es la propia carretera.

Calles estrechas y sinuosas ponen a prueba tu tiempo de reacción con curvas y muy cerradas.

Las condiciones variables del terreno afectan al control del coche, por ejemplo cuando pasas de una pista fangosa, por la que resbalas y derrapas, a rodar sobre el adoquinado de un pueblo de montaña europeo que hace chirriar tu vehículo.

También hay pequeños saltos pero, en vez de proporcionarte una emoción aérea, representan un peligro devastador.

Si no los tomas en el ángulo perfecto, lo más probable es que al aterrizar pierdas el control del coche y hagas un trompo, o algo peor.

Los vehículos – puedes escoger entre un Toyota Celica o un Lancia Delta – proporcionan una auténtica sensación de consistencia y velocidad, aunque a veces parecen un corcel obstinado, que debes arrear y dirigir con precisión para que vaya donde quieres.

Derrapar es la clave, y se trata de corregir constantemente la dirección para contrarrestar la inercia del coche durante la curva, más que dejarlo clavado en el ángulo perfecto desde el principio.

Y como el juego sigue el modelo del circuito de rally, avanza por etapas en vez de limitarse a dar vueltas a una pista conservada en condiciones ideales.

Así pues, recorrerás a toda velocidad varias etapas diferentes, todas ellas llenas de retos y desafíos.

Por fortuna, para ayudarte a conducir está tu copiloto, al que escuchas – pero en cambio no ves – cada vez que te anuncia una nueva curva en un tono animado: “¡Abierta izquierda!, ¡mediana derecha!“, y cosas por el estilo.

En cualquier caso, Sega Rally Championship es un juego más riguroso y exacto que intentos anteriores, también de probado prestigio, como Virtua Racing y Daytona USA.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.