SENTINEL RETURNS

La energía ni se crea ni se destruye, sólo se transforma.

Una ley universal que nos viene al pelo para expresar lo que sgnifica este especialísimo Sentinel Returns.

Un clásico que se dignó a volver.

Y nosotros encantados, claro.

Habían pasado trece largos años desde que Geoff Crammond realizó la primera versión de este título para el ordenador doméstico BBC de la compañía ACORN.

El sistema de juego, tan sencillo como difícil de comprender – sin el juego delante -, se convirtió rápidamente en una “droga” de muchos usuarios que veían en sus 10.000 niveles una meta que debían alcanzar a toda costa.

Cuatro elementos básicos: centinela, robot, piedra y árbol.

No hace falta nada más para crear un título soberbio.

¿Cómo se juega?.

Simplemente transformando el escenario.

Y es que nuestro robot puede absorber cualquiera de los cuatro elementos – excepto a sí mismo, lógicamente -.

La única condición es que éste pueda ver la cuadrícula sobre la que se asienta el elemento que pretende absorber.

El objetivo es absorber al centinela, que por lo general se encuentra en el punto más alto del escenario.

Este, a su vez, gira en el sentido de las agujas del reloj, absorbiendo la energía de todo lo que se encuentra frente a él, incluido nosotros.

La cuestión está en absorber árboles, que son el componente principal de cada escenario, para crear piedras con las que ir escalando hasta llegar al centinela.

Cabe recordar que, si creamos un robot, podremos transportarnos de uno a otro, con lo que nos movemos por el escenario de una forma bastante peculiar.

En fin, como suponemos que no os habréis enterado de nada, decir únicamente que el juego sigue siendo básicamente lo mismo, que se han añadido efectos de luz y tanto el centinela como el propio robot están más elaborados.

Además es un pelín brusquete – sólo un poco – y cuenta únicamente con mil niveles – ¿dónde están los otros 9.000? -.

Por cierto, la carga entre nivel y nivel es… ¡¡eterna!!.

LOS ELEMENTOS

Un árbol equivale a una unidad de energía, una piedra a dos y el robot a tres.

Así, para crear una piedra, será necesario absorber dos árboles.

Es preciso recoger un gran número de árboles, pues el centinela suele estar en la parte más elevada del nivel, al tiempo que nosotros acostumbramos a empezar en la parte más deprimida del mismo.

También es aconsejable contar con una buena reserva de energía por si el centinela nos da caza durante el asalto a su trono.

ATACA CON SIGILO

El mejor plan para acabar con el centinela consiste en recolectar el mayor número de árboles posible, con el objetivo de crear una torre final gigantesca – con piedras – desde la que absorber al centinela.

Si en algún momento caemos en la trayectoria del centinela, lo mejor es trasladarse a un lugar bien alejado a la izquierda del mismo, puesto que éste gira en el sentido de las agujas del reloj.

También es posible protegerse tras las montañas.

ESCENARIOS

Una vez que se acaba con el centinela, el mundo cobra un aspecto mucho más saludable.

No es algo inmediato, pues la transformación ocurre tres o cuatro niveles después de haber acabado con el mismo.

REINVENTANDO UN CLÁSICO

El devenir del tiempo pasa factura.

El centinela tiene un nuevo aspecto, y los gráficos, mucho más sofisticados, ahora son en 3D reales.

PARA QUE NOS ENTENDAMOS…

Es necesario aclarar ciertas cosas.

Si no has jugado en la vida con Sentinel, más vale que lo pruebes antes de lanzarte a por esta nueva encarnación del clásico.

Te aseguramos que es tan peculiar como divertido y adictivo, pero en ciertos casos puede resultar un pelín extraño para mentes no muy abiertas.

Si ya jugaste con él… en fin, encontrarás más de lo mismo pero con 3D de verdad.

PROS Y CONTRAS

Se agradece que hayan revivido un clásico como éste, aunque la carga entre niveles es lo más desesperante del mundo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.