SERIOUS SAM

Los desarrolladores de los juegos de acción en primera persona intentaron una evolución del género añadiendo elementos de rol, estrategias, desarrollo de personajes, sistemas de protección y guiones evocadores.

Pero Serious Sam lanzó todo ese material grandilocuente a la papelera del “no en este juego” para centrarse en el disparo con grandes armas y en situaciones desquiciadas.

El resultado es una orgía de pólvora en estado puro, que se vuelve más inverosímil conforme el jugador avanza a través de unos niveles ambientados en el Antiguo Egipto.

La forma en que Sam Serious Stone llega hasta allí es de lo más absurdo.

Es enviado a través del tiempo para derrotar a las fuerzas alienígenas capitaneadas por Mental – sí, has leído bien – y así cambiar el curso de la historia e impedir la devastación de la Tierra en el presente.

Los kamikazes con la cabeza en una mano y una bomba en la otra son los enemigos estelares, y el potente motor gráfico 3D permite abrir amplios espacios de dunas de arena por los que pueden aparecer y apuntar sobre Sam antes de explotar en su cara.

Añádase el monstruoso Sirio Werebull merodeando por la escena, las arpías voladoras, o los escorpiones gigantes armados de ametralladoras, y es fácil suponer que a Sam no le faltarán objetivos.

Cuando centenares de Werebulls aparecen por arte de magia, hay que valorar tanto la potencia del motor gráfico como la acción que desencadena.

A estas alturas, el jugador ya se ha acostumbrado a los monstruos que aparecen de la nada.

Algunos efectos de sonido son probablemente las risas estridentes de los propios desarrolladores.

Al mismo tiempo, el curtido jugador tendrá que situarse en el título para enfrentarse al desafío, mientras intenta reprimir la risa ante tanta ridiculez.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.