SHADOW DANCER

Aunque es secuela directa de Shinobi, Shadow Dancer podría considerarse la versión 2.0 del clásico de 1.987.

No en vano, la mecánica de ambas placas era muy parecida.

Si en Shinobi nuestro objetivo era rescatar a una serie de críos en cada nivel, en la coin-op de 1.989 nuestra labor consistía en desactivar bombas.

Hasta nos recompensaban de la misma forma al recoger al último infante/explosivo: armas potenciadas, capaces de tronchar al enemigo a la primera.

La gran innovación de Shadow Dancer radicaba en el perro que acompañaba al ninja protagonista, Hayate – hijo de Joe Musashi, el héroe del Shinobi original -.

Con pulsar abajo en la palanca, junto al botón de disparo, podíamos azuzar al perrete hacia el enemigo más cercano, neutralizándolo durante unos preciosos segundos, a menudo esenciales cuando te veías rodeado por varios fulanos.

La fórmula del Shinobi original era tan buena, y el diseño de los niveles de Shadow Dancer tan diabólico, que a los chavales de la época nos dieron igual las semejanzas entre ambos títulos.

Hayate y su chuchín arrasaron en bares y salones recreativos por igual.

EL TEAM SHINOBI, EN TODA SU GLORIA

Shadow Dancer era inflexible: un solo impacto bastaba para devolverte al principio de cada nivel, algo que pasaba muy a menudo en una recreativa que exigía memorizar la aparición de cada enemigo; lo que se complicaba aún más en el caso de los ninjas rivales – de varios colores, que reflejaban su peligrosidad -, ya que éstos aparecían por sorpresa, liquidándote de un certero tajo.

El boca a boca y el ver cómo le había ido al jugador anterior, mientras hacíamos cola en la recreativa, fueron nuestra mejor guía a la hora de superar unos niveles tan puñeteros como hermosos.

El Team Shinobi aún no había dado el salto a las consolas, y sus diseñadores demostraron una vez más su talento… y su chifladura sobre aquella placa System 18 – la misma que daría vida, un año más tarde, a Alien Storm -.

Si Shinobi nos sorprendió por los grafitis con el retrato de Marilyn Monroe o aquel primo de Spider-Man que se descolgaba por las paredes, Shadow Dancer nos hizo enfrentarnos… ¡contra un tren!.

Por no hablar de su espectacular, y no menos delirante, fase de bonus.

La saga Shinobi se despidió de los recreativos por todo lo alto, para vivir una segunda juventud en las consolas de SEGA, que recibirían sus correspondientes ports de Shadow Dancer.

El de Master System se parecía a la placa, mientras que Mega Drive recibió una versión radicalmente distinta en cuanto al diseño de fases, pero conservando al perrete y su mecánica.

No podía ser de otra forma.

¡MALDITOS GAIJINES!

Una vez más, el precioso arte de la versión japonesa fue mancillado por incompetentes diseñadores occidentales, empeñados en colarnos auténticas abominaciones, como la carátula occidental de la versión de Mega Drive o la que usó U.S. Gold para las versiones domésticas.

Fijaos bien: el perro parecía un mandril.

EL LEGADO DE MUSASHI

Shinobi sólo tuvo dos entregas en recreativa, pero gozó de una larguísima trayectoria en consolas…

SHINOBI (1.987)

Aunque su mecánica se parecía sospechosamente a la de Rolling ThunderNamco, 1.986 -, Shinobi nos enamoró desde la primera partida.

Era duro, pero justo, y muy divertido.

THE REVENGE OF SHINOBI (1.989)

El ninja de SEGA debutó en Mega Drive con una auténtica obra maestra.

Colosal BSO de Yuzo Koshiro y cameos locos de Spider-Man, Rambo, Batman y Godzilla.

THE CYBER SHINOBI (1.990)

Un auténtico horror que debería ser evitado por cualquier usuario de Master System.

El port del Shinobi original para la 8 bits de SEGA le da un millón de vueltas.

G.G. SHINOBI (1.991)

La saga visitó Game Gear en sendas entregas, a cual más genial.

Lo mejor, la mecánica de elegir diversos ninjas y la música de Koshiro.

SHINOBI III: RETURN OF THE NINJA MASTER (1.993)

Toda una demostración de lo que podía dar de sí la Mega Drive en manos de buenos grafistas.

Espectacular, divertido y bastante correoso.

SHINOBI X (1.995)

Uno de los primeros lanzamientos para Saturn, con escenas FMV con actores reales y gráficos digitalizados.

Es tan marciano como adorable.

SHINOBI (2.002)

SEGA intentó revitalizar la saga, llevándola al terreno de los escenarios poligonales 3D en plena fiebre de PS2.

No estuvieron finos…

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.