SHENMUE II

La segunda parte de la sinfonía inacabada de Suzuki amplía los horizontes del primer juego y de su protagonista de cabellos puntiagudos, Ryo Hazuki.

Cuando Ryo desciende de un bote para encontrarse en un Hong Kong realista pero desconcertantemente extraño al principio del juego, queda claro que se halla en un escenario mucho más grande que las pequeñas y familiares calles de Yokosuka.

En ese mundo lo sobrenatural se mezcla con lo terrenal: deberá luchar con tipos de gran envergadura, abrir cajas o jugar a los dados en un desesperado intento por conseguir dinero.

Algunas partes del juego presencian a Ryo confraternizando con las bandas que compiten por el control de Kowloon; en otras aparece retirándose a monasterios y templos para aprender técnicas de lucha casi místicas, en busca de Lan Di, para poder vengar la muerte de su padre.

En esta búsqueda aparecen más minijuegos, más tragaperras y más peleas que en ningún momento anterior, aunque también más libertad, puesto que sus movimientos ya no están limitados por la hora de acostarse.

También recupera muchos aspectos del primer juego, como el hecho de permitir a los jugadores saltar hacia adelante en lugar de esperar acontecimientos.

Pero los dos elementos más importantes son la trama y los personajes: nuevas rivalidades e intereses afectivos, así como una pintoresca serie de personajes secundarios que van desde Ren, con su look pirata, hasta el pelirrojo Joy.

Por lo que respecta a los aspectos gráficos e interactivos, Shenmue II sacrifica algunos de los mejores detalles del primer juego, aunque ampliando el ámbito geográfico y temático, y reflejando cómo la caza emprendida por Ryo lo aleja de los agradables entornos de su adolescencia para sumergirlo en los desafíos de la madurez.

Quizá algún día esa caza llegará a su fin, después de todo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.