SHINING FORCE III

Shining Force III vio la luz coincidiendo con los últimos estertores de Saturn.

Como los lectores habituales de Xtreme sabrán, se dividió en tres capítulos pero, mal nos pese, fuera de Japón tan sólo llegó a lanzarse el primer volumen.

Así que, tal como quedaron las cosas, Scenario 1 sigue siendo uno de los juegos de rol tácticos más accesibles y entretenidos de su época.

La serie se caracterizaba por usar una estrategia de juego por turnos, similar a la de títulos consagrados como Tactics Ogre o Final Fantasy Tactics, que permitía al usuario centrarse exclusivamente en adoptar posiciones y atacar, evitando así preocuparse por las condiciones de batalla u otras consideraciones defensivas.

Todo esto se traducía en un combate más rápido y tenso, y daba más espacio para introducir las tácticas deseadas.

Pero Shining Force III añadía, además, algunas zonas secretas – que requerían una división estratégica de la fuerza extensible a doce unidades -, potenciadores estadísticos para las armas y un brillante sistema de alianzas.

Cada personaje que se unía en el campo de batalla, quizá para atacar el mismo objetivo, construía una alianza que arrojaba efectos beneficiosos cuando se hallaba a cierta proximidad.

El juego también introducía campos de batalla tridimensionales, y aunque Saturn no era demasiado conocida por su potencialidad en ese terreno, la estética era absolutamente subyugante, repleta de vivos colores y personajes de grandes ojos inspirados en la estética anime.

Sin olvidar que el punto de vista podía rotar y que el sistema de navegación en batalla era más dinámico, dos aspectos que entraban en juego en plena campaña.

La localización también era inusualmente buena, y ni siquiera la voz, algo plana, perjudica la energía de la trama.

Una magnífica banda sonora de Motoi Sakuraba, compositor de Star Ocean, completaba una propuesta que sin duda mereció más audiencia de la que llegó a alcanzar.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.