SILENT HILL, LA PELÍCULA

Tuvieron que pasar siete largos años desde que el título original irrumpiese en el mercado, helando la sangre a todos aquellos aficionados que se atrevieron a jugarlo.

Un padre desesperado que buscaba a su hija perdida en las entrañas de un siniestro pueblo fantasma, y que sin saberlo pasaba de una dimensión desolada a otra plagada de seres infernales que el usuario debía abatir a golpe de mando.

Los sobrecogedores escenarios de aquella entrega, sus amenazadoras criaturas y magistral banda sonora marcaron un hito en la historia de los videojuegos, dejando claro que esta industria apuesta por algo más que el simple entretenimiento, y pudiendo considerarse fácilmente como un arte con amplia creatividad y sobrada calidad.

Felizmente, el director Christophe Gans tuvo el acierto de representar en la gran pantalla una adaptación del mítico Survival Horror gestado en el seno de Konami, que a grandes rasgos recogía el sinuoso argumento de PlayStation; aunque, tal como dicta la lógica, el espectador no podía elegir el funesto desenlace.

Meses después Silent Hill llegó al formato doméstico, originalmente en DVD, con una edición que interesará tanto a los amantes del cine de terror como a los seguidores incondicionales del videojuego.

Completa la oferta un apartado de extras que rinde un agradecido homenaje al software en el que se inspira, y da como resultado un film solvente, entretenido y con algunas situaciones de aquellas que quitan el hipo.

Si bien merece la pena destacar que, pese a su inquietante final, no es oro todo lo que reluce, pues se aprecian ciertos recargamientos en los giros de la trama que no serán del agrado de todo el mundo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.