SILHOUETTE MIRAGE

No es la primera vez que la lucha entre la luz y las tinieblas ha pasado a la literatura y ha sido utilizada como fuente de inspiración para la mecánica de un juego, tal como demuestra la admiración por el diálogo entre ambos mundos en The Legend of Zelda: A Link to the Past.

Treasure dio el mismo enfoque a Silhouette Mirage, donde Ikaruga utilizó el blanco y el negro para distinguir – e intercambiar – el peligro y la seguridad en un potente juego de lógica y disparos.

Pero Silhouette Mirage fue quizá el primer juego de plataformas en aplicar este principio al género, y la subsiguiente mezcla de influencias disparatadas lo diferencia de cualquier otro título.

La mecánica se basa en la clasificación de cada enemigo en Silueta – azul – o Mirage – rojo -.

El personaje del jugador, el diminuto Shyna, salvador del mundo, cuando está en la parte derecha de la pantalla encarna todas las características de los Siluetas, y sólo es capaz de dañar la fortaleza del oponente, pero no su salud.

A la izquierda, es un Mirage, equipado para dañar la salud, pero no la fortaleza.

Si se escoge consumir algo de la propia energía, pueden invertirse los controles; la parte derecha se convierte en Mirage, y viceversa.

Y así es como surge un puzzle lleno de complejidad, pero enteramente satisfactorio.

Desgraciadamente, aunque Shyna sea un avatar manejable, el sistema de plataformas es poco inspirado, y la meticulosidad de las reglas puede ralentizar el juego en un principio.

Pero las batallas con los malos rebosan creatividad, y el juego acaba recompensando a quien logra dominar su complejidad.

Huelga decir que Silhouette Mirage fue rediseñado para su lanzamiento en Occidente, aunque los cambios fueron para mal; el original japonés sigue siendo la mejor opción.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.