SILPHEED

La extensa trayectoria de la serie Silpheed es cuanto menos llamativa, porque cada nueva entrega ha sido distribuida por una de las compañías más aclamadas en el sector.

La versión del Mega CD, que vio la luz allá por el lejano 1.993, llegó de la mano de la propia SEGA; la de PlayStation 2, siete años más tarde, contaba con el sello de Capcom, y el más reciente capítulo de XBOX 360, en el 2.006, fue respaldado por la mismísima Square Enix.

No obstante, el origen de la saga se remonta al año 1.986 en el terreno de los PC’s.

Aquel episodio original fue distribuido en los mercados occidentales por Sierra On-Line, e incluso en la actualidad resulta muy codiciado, debido a su inusitada calidad gráfica y sorprendente jugabilidad.

Y la máxima responsable de todos estos capítulos no es otra que Game Arts, una compañía fundada en el 1.985, cuyos mayores logros no se sitúan en el terreno de los shooters, sino en el peculiar género de los denominados RPG’s, con autenticas obras maestras del calibre de Grandia o la prestigiosa saga Lunar.

Pese a su sobrada experiencia en el campo del rol, Game Arts siempre se ha preocupado por mantener la estela de Silpheed, una franquicia que se estrenó en consola con una exquisita versión disponible para el malogrado Mega CD.

A estas alturas, pocos cuestionarán que SEGA infravaloró indiscriminadamente su propia unidad de CD-Rom, con una evidente cantidad de producciones FMV, cuya calidad en no pocas ocasiones dejaba bastante que desear.

Pero en otras tantas sorprendió a los usuarios con algunos lanzamientos excepcionales, como es el caso de Sonic CD, Final Fight CD, o el título que aquí nos ocupa, Silpheed, un shooter que combinaba con maestría el uso de polígonos con escenarios pregrabados.

Engalanado por una sublime banda sonora, el resultado final fue un festín audiovisual que tristemente no tuvo continuación hasta bien entrado el año 2.000.

Por aquel entonces, Game Arts y Capcom recuperaron la esencia del clásico para gestar uno de los primeros shooters nacidos en la recién estrenada PlayStation 2.

Silpheed: The Lost Planet, tal como fue conocido, llegaría con apenas un año de retraso a Europa, distribuido para la ocasión por Swing! Entertainment, evidenciando que los 128 bits de Sony habían traído consigo una nueva etapa para el concurrido género de los matamarcianos.

Y es que, sin conceder descanso alguno al usuario, dicho juego desplegaba un glorioso desfile de inconmensurables final bosses y escenarios preciosistas, sobre los que podían adquirirse hasta seis clases de armamento, que a su vez era posible combinar para obtener así una mayor potencia de fuego.

Otra vez fue necesario esperar, seis largos años nada menos, para disfrutar de un nuevo capítulo en XBOX 360, amparado bajo la firma de Game Arts y Square Enix.

Huelga decir que llegó a la consola de Microsoft no exento de ciertos cambios, empezando por su propio nombre.

Por motivos que no se han aclarado hasta la fecha, esta producción sustituía la “i” del programa original por otra “y“.

Pero esta dista mucho de ser la única novedad, pues por vez primera se prescindió de la clásica vista cenital para adaptar la saga a los tiempos modernos, convirtiéndola en una suerte de Ace Combat espacial para que nos entendamos, y distanciándose significativamente de aquellos matamarcianos de antaño.

Pese a ello, vosotros mismos podréis comprobar la extraordinaria calidad gráfica de este codiciado shooter, bautizado para la ocasión con el sonoro nombre de Project Sylpheed.

Como cabía esperar, estando Square Enix de por medio – una compañía conocida entre otras cosas por su minuciosidad -, esta entrega incorpora además una acertada trama de corte dramático, que se relata mediante sus correspondientes CGIs.

Sea como fuere, para ir profundizando en esta gloriosa saga no estaría de más rescatar del olvido a las versiones comercializadas en Mega CD y PlayStation 2.

Es un esfuerzo que sin duda merece la pena.

LA ENTREGA ORIGINAL

Desarrollado en primera instancia para los PC-8801, en pleno año 1.986, Silpheed exprimía como pocos los límites de los ordenadores compatibles de la época, al mostrar en pantalla un apartado gráfico sencillo, pero sorprendentemente suave y una jugabilidad envidiable, que ya quisieran para sí muchos otros títulos de la generación actual.

Tal es su valía que incluso después de tanto tiempo transcurrido desde su lanzamiento, sigue impresionando como el primer día.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.