SILVESTRE Y PIOLÍN: ENEMIGOS PARA SIEMPRE

Sylvester and Tweety Warner Bros Infogrames Game Boy Color Xtreme Retro 1

Como socios fundadores y presidentes de honor de la Asociación por el Exterminio de PiolínAEP -, nos complace anunciaros que estamos de enhorabuena.

Después de pasarnos toda la infancia, y gran parte de nuestra juventud, viendo como el odioso pajarraco le hacía la vida imposible a nuestro bienamado gato – un caso exacto al del Correcaminos con el pobre Coyote -, Infogrames vino a poner algo de justicia en este asunto.

Sylvester and Tweety Warner Bros Infogrames Game Boy Color Xtreme Retro 6

Porque su cartucho de Game BoyColor – le da la vuelta a la tortilla, y en contra de lo previsible os deja controlar a Silvestre para ver si vosotros sois capaces de librar al mundo del famoso canario.

ESTRATEGIA CON VISTA ISOMÉTRICA

Silvestre y Piolín sigue claramente la estela de títulos como Monster Max, sin duda el referente para este género en la portátil.

Las dos ideas básicas están muy claras: gráficamente domina la perspectiva isométrica, y en lo jugable, la concepción estratégica.

La gracia del cartucho radica en ir atravesando extensos escenarios compuestos por múltiples habitaciones, donde os encontraréis con diferentes obstáculos.

Unas veces son plataformas o enemigos, y otras suponen retos a la inteligencia que os obligan a utilizar numerosos objetos, e incluso combinarlos para salir del paso.

Sylvester and Tweety Warner Bros Infogrames Game Boy Color Xtreme Retro 3

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce.

El primer handicap atañe a la lentitud de movimientos; aunque comprendemos que, en ocasiones, resulta necesaria para medir bien los pasos a seguir.

El segundo óbice es más grave; especialmente si tomamos como referencia a Monster Max, donde cada habitación constituía un apasionante quebradero de cabeza.

Por contra, aquí el nivel de dificultad se antoja irrisorio.

Sylvester and Tweety Warner Bros Infogrames Game Boy Color Xtreme Retro 4

Tanto es así que podréis pasar la mayor parte de las salas sin despeinaros siquiera, y peor aún, se echan en falta algunos puzzles de más.

Por ese motivo, las cinco fases de Silvestre y Piolín nos saben a poco, y parecen demasiado escasas como para impedir que lo finalicéis en apenas una semana, a poco que os guste el género.

Ni siquiera los niveles de persecución, en los que corréis contra el scroll, consiguen evitar que el programa se evidencie efímero.

Entretenido, sí, pero demasiado asequible.

CORRER ALARGA LA VIDA

Intercalados entre las cinco fases de estrategia aparecen unos niveles de persecución, que le otorgan mayor variedad al conjunto, en los que Silvestre corre tras Piolín.

Sylvester and Tweety Warner Bros Infogrames Game Boy Color Xtreme Retro 2

Pero el objetivo real no es alcanzarle, sino evitar que el scroll os atrape.

Eso significa que tenéis que evitar el choque contra los obstáculos que aparecen de repente, y también esquivar por todos los medios a los enemigos que deambulan por allí.

LA WARNER A TODO COLOR

Silvestre y Piolín es compatible con cualquier modelo de Game Boy, pero también con Game Boy Color, así que todos los que dispongan de la flamante portátil podrán jugar a las aventuras del gato y el canario casi en cinemascope.

Sylvester and Tweety Warner Bros Infogrames Game Boy Color Xtreme Retro 5

Donde más se nota el cambio es en los niveles de persecución, que a la postre son los encargados de mostrar la superioridad técnica de la consola.

También el colorido de los personajes resulta brillante, aunque en los fondos no se aprecian grandes cambios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.