SLED STORM

A medida que se aproximaba el invierno, fueron llegando a PlayStation juegos que tenían la nieve como protagonista.

En Trick ‘N Snowboarder, sin ir más lejos, nos encontrábamos con adolescentes sobre tablas de snowboard que se dedicaban a hacer cabriolas en las estaciones de esquí.

En Sled Storm, sin embargo, conducimos motos de nieve, y además de realizar saltos y virguerías varias – “trucos” en la jerga de los aficionados – podemos destrozar los elementos que vayamos encontrando en nuestras correrías – carteles, matorrales, muñecos de nieve u osos pardos de montaña -.

Y no os preocupéis por posibles quejas de asociaciones cívicas o ecologistas.

¡Aquí nos dan puntos por comportarnos como el perfecto anti-Rodríguez de la Fuente!.

UN DÍA EN LAS CARRERAS (NEVADAS)

Con Sled Storm, Electronic Arts consiguió una brillante combinación entre el realismo de un simulador y la jugabilidad de un arcade.

A la gran variedad y espectacularidad de saltos se añade un manejo sencillo de la moto de nieve – aunque nuestro redactor jefe sólo tardó tres horas en aprender a arrancarla –, y una gran suavidad de movimientos.

La sensación de realismo está muy conseguida, tanto en la conducción de nuestro vehículo como en las condiciones atmosféricas de las carreras.

Y si deseamos ver nieve y los árboles contra los que nos estrellemos más de cerca, la magnífica vista subjetiva nos irá de perlas.

Asímismo, disponemos de opciones tan atractivas como la posibilidad de mejorar nuestro cacharro con nuestros humildes ahorros.

Otro aspecto remarcable del juego es la variedad y complejidad de los circuitos a recorrer.

En lugar de la típica vuelta al ruedo que se repite una y otra vez, podemos meternos por más sendas y atajos que el Lute en sus buenos tiempos.

Multiplicad todo esto por dos jugadores – o por cuatro, si tenéis multi-tap – y el cachondeo para ver quién hace el salto más inverosímil o atropella más inocentes animalillos está asegurado.

Como aspectos a olvidar, pocos.

El pop-up de toda la vida en la generación de horizontes, y el hecho de que nuestros contrincantes adapten su velocidad y calidad de conducción a la nuestra – siempre ralentizan su marcha cuando nos la pegamos –, le impiden convertirse en un título excelente.

Pero no lo dudes: si quieres una buena unión de motos, nieve y espíritu gamberro, Sled Storm es tu juego.

LOS MOTORISTAS SALTIMBANQUIS

Además de intentar llegar el primero a la meta y dejar las pistas de carreras sin fauna animal autóctona, en Sled Storm podemos hacer el payaso sobre la moto de múltiples y divertidas maneras.

Algunos de nuestros trucos parecen más propios del Circo de los Muchachos que de una competición seria…

PROS Y CONTRAS

Atesora una buena sensación de realismo, una gran jugabilidad y posee, además, unos circuitos realmente atractivos.

Aunque, mal nos pese, la parte técnica es mejorable, y los adversarios demasiado compasivos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.