SNIPER ELITE III: AFRIKA

El segundo Sniper Elite se lanzó a la pornografía de la pólvora con una de las mejores ideas del videojuego contemporáneo: un juego de cámaras en tiempo-bala que convertía cada disparo en una oda ultraviolenta.

La culminación era esa cámara de rayos X que no estaba ahí sólo por estética, sino para dejar claro al jugador la trayectoria de una bala afectada por la gravedad, el pulso del tirador y otros tantos factores de simulación.

Rebellion se ha tomado su tiempo – y dos expansiones independientes de locurón entre medias de matar zombies nazis – para plantear el regreso de uno de sus mejores títulos.

Tiempo bien invertido: ahora nos desplazamos al Norte de África en pleno meollo de la Segunda Guerra Mundial – 1.941, 1.943 -, nos enfrentamos a las tropas de Mussolini y descubrimos que el pasillismo ha desaparecido para ofrecernos un mundo más abierto, en el que planear con libertad nuestros asesinatos sin los cuellos de botella.

La cámara de rayos X nos permite apreciar la destrucción de vehículos – podemos ver cómo un motor se convierte en chatarra – y contamos con un par de mecánicas de sigilo muy útiles para mejorar el ritmo del juego.

Donde Sniper Elite v2 te obligaba a un intercambio de disparos desde una ubicación cubierta, su descendiente crea una zona de alerta para acercarnos más a la realidad del francotirador: dispara, reposiciona, vuelve a disparar.

Esta mezcla de espacios y mecánicas nuevas se conjuga con los clásicos toques de la serie – camuflar el ruido de los disparos con una salva de artillería – para ofrecer un título que bien podría ser el heredero 3D de los Commandos de Pyro… O el regreso de los Hidden & Dangerous con un solo hombre.

“¡Casi nadie recuerda esa serie!”, se emocionaba Chris Payton, director de arte de Rebellion, cuando se mencionó la saga de Illusion.

Es el ejemplo perfecto de que se puede hacer mucho con el frente norafricano.

Los SAS empezaron sus operaciones allí, y es el entorno ideal para un Sniper Elite.

Además, podemos plantear escenarios más variados y abiertos, y meter más elementos en la mezcla: italianos, Africa Korps, … Es un periodo muy interesante y poco explorado“.

Payton también dejó claro que los 1080p de la presente generación no les supuso mayor problema, excepto en la carga de trabajo: “somos una compañía con mucho cariño por el PC, y las actuales consolas son básicamente un PC cerrado.

¡Nos lo han puesto muy fácil!”, solía bromear.

En cualquier caso, Sniper Elite III presume de grandes escenarios, vegetación hipnótica al viento y una iluminación muy cuidada que convierte las misiones nocturnas en un paraíso del francotirador.

De paso, la interfaz renovada y las ayudas para el jugador recién llegado muestran el esfuerzo para abrir al gran público una saga que lo hace todo mejor que nunca.

CONCEPTO

El fascismo es un tumor en el Norte de África.

Y nosotros somos el escapelo para exirparlo célula a célula, a 300 metros de distancia y con un bonito motor de nueva generación.

PERFIL DE REBELLION

Rebellion es uno de nuestros estudios favoritos, uno de los últimos independientes capaces de parir superproducciones, y que utilizaron el dinero ganado a pulso con juegos como Alien Vs. Predator – 1.999 – para comprar la editorial 2.000 AD.

Dicho de otro modo: hacen videojuegos brutos y son los dueños del Juez Dredd, ¿cómo no amarles?.

DISPARO CERTERO

Una imagen de cómo funciona la cámara de rayos X en la presente generación.

Cada uno de estos momentos vale por mil logros y trofeos.

EL FIN QUE JUSTIFICA LOS MEDIOS

Aprovechar el lanzamiento de cohetes para matar con un cuchillo es pasarse un poco.

Pero se trata de matar fascistas: la justificación más noble de la violencia en un videojuego, así que dale.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.