SNK VS. CAPCOM: CARD FIGHTERS’ CLASH

Neo Geo Pocket Color es una portátil de culto en la medida en que puede serlo un sistema de juego, y por muy buenas razones.

Pese a haber sido lanzada en el peor momento – justo antes de que SNK fuera adquirida por Aruze, y drásticamente remodelada -, el sistema estaba a años luz de su coetánea Game Boy Color.

Lamentablemente, aunque llegaron a lanzarse cerca de ochenta y cinco juegos, sólo algunos de ellos eran realmente buenos.

Uno de los mayores logros de Neo Geo Pocket Color fueron sin duda los títulos de SNK Vs. Capcom, con SNK Vs. Capcom: Card Fighters’ Clash como una de las primeras representaciones en videojuego del pasatiempo de cartas coleccionables – CCG – popularizado en la década de los años noventa por Magic: The Gathering.

Es también uno de los de mayor éxito porque, en lugar de intentar imitar las complejas y largas reglas de un CCG físico, se inspira en la serie Pokémon y hace que te empeñes en ser el mejor jugador de cartas del lugar, ganando torneos y compitiendo en la modalidad pick-up, o utilizando un simple juego de rol donde las frecuentes batallas de cartas te permiten rediseñar el tablero.

Las reglas, como decíamos, son simples.

Los jugadores tienen hasta tres cartas para atacar, defenderse o realizar ataques especiales.

El desarrollo dista de ser perfecto – ciertas cartas son mucho más poderosas que otras -, pero las batallas son muy atractivas gracias a la sorprendente variedad de cartas, con personajes extraídos tanto de SNK como de Capcom, representados con un magnífico estilo super deformed.

Y la rapidez de las batallas consigue que su diseño sea ideal para practicar el típico “listo para jugar”.

Por desgracia, el único juego de NGPC que parece estar a su altura es su continuación, lanzada sólo en Japón, aunque es posible encontrar traducciones con facilidad.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.