SOBRE EMULADORES Y JUEGOS CLÁSICOS

Arcade Coin Op Taito Bubble Bobble Xtreme Retro Pixel Art

Quienes hayan jugado al Asteroids en su mueble de recreativa y placa original sabrán de qué hablo: ni los mejores y más currados emuladores pueden replicar cómo se ven, controlan, escuchan y sienten ciertos juegos clásicos.

No es este momento ni lugar para ponerse teórico analizando tipos de monitor o despotricando sobre filtros de imagen, scanlines, sonidos sampleados y demás mandanga técnica, pero me da mucha pena cuando alguien conecta el PC con MAME a su Full HD de 40” y exclama: “¡Igual que la recreativa!”.

Y lo dicen convencidos, eh; cuán débil es la memoria, qué mala es la nostalgia en ocasiones.

Entiendo que resulta complicado meter en casa una recreativa – encontrar lo que buscas, a un precio asequible, disponer del espacio necesario para alojar la hermosa criatura, transportarla desde donde sea sin dañarla y a un coste razonable -, y más si hablamos de cabinets dedicadas a juegos míticos como Asteroids.

Arcade Coin Op SEGA Woman Pixel Art Xtreme Retro

Vale, quizá el caso de recreativa sea un poco extremo para utilizarlo como ejemplo, pero lo mismo podría aplicarse a Amstrads, Commodores, Amigas y demás; siempre está el que viene a casa y cuando descubre que tengo conectado el Spectrum – a una tele de tubo, por supuesto -, exclama: “pero tío, para qué tienes enchufado esto, menudo lío de cables, cargar los juegos desde cinta, no fastidies.

Para eso mejor ponte un emulador y te quitas de cables y casetes, y encima, SE VE MEJOR”.

Que se ve mejor, dicen.

Están hablando con un tipo que se compró un HardSID para escuchar los temazos del Commodore 64 en toda su chiptunesca grandilocuencia acústica.

Y no es cuestión de ser purista: es que no es lo mismo.

No todos los títulos clásicos se ven, controlan, escuchan y sienten igual ejecutados en emulador.

Y, siempre que sea posible, deberían ser disfrutados en su hábitat natural.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.