SOCKET

La guerra de las mascotas siguió su curso.

Tras el lanzamiento, por parte de Konami, de la zarigüella Sparkster, Vic Tokai nos presentó un nuevo héroe para Mega Drive: Socket.

Este extraño pajarraco de electrizante mirada es el protagonista de un frenético arcade en el que las plataformas, la velocidad y los amperios están a la orden del día.

Preparaos a ver asombrosos planos de scroll parallax a velocidades de vértigo, a través de interminables laberintos repletos de resortes, trampas y puertas secretas.

El desarrollo es sencillo: Socket tiene que atravesar cada fase en un tiempo récord, esquivando enemigos y poniendo en práctica su pericia en el salto.

Con los voltios desprendidos de su cuerpo como única arma, la supervivencia de nuestro amigo depende de los rayos de energía dispersados por los distintos niveles.

Esta electricidad es imprescindible para poder recargar el cuerpo de Socket, que va perdiendo potencia conforme transcurre el tiempo.

Además de los rayos energéticos, existen otras ayudas, ocultas tras las bombillas, y también podemos hallar las clásicas vidas extra.

Conseguirlas no es nada fácil, ya que están custodiadas por tortugas mutantes y letales perros cibernéticos.

Vic Tokai ha conseguido aunar el dinamismo de un juego como Sonic con algunos detalles realmente originales, como dividir las zonas del juego según la estrategia a seguir.

Todo el juego está amenizado por unas melodías que recuerdan a la excelente banda sonora de Trouble Shooter, otro gran título de Vic Tokai que no llegó a Europa.

Y la historia se repitió con este cartucho, así que tampoco pudimos disfrutar con uno de los juegos más originales, rápidos y llamativos de aquel lejano 1.993.

UNA DE CAL Y OTRA DE ARENA

Aunque no se prodigaba mucho con sus lanzamientos, Vic Tokai era una compañía bastante veterana en el mundo de las consolas y que ha dado mucho que hablar.

Entre sus creaciones más destacadas se encuentran títulos tan apasionantes y geniales como el Trouble Shooter de Mega Drive o Puzzle Boy en Game Boy – también conocido como Daedalian Opus -.

Sin embargo, esta compañía también tiene el dudoso honor de haber creado juegos tan flojuchos como el paupérrimo Time Slip para Super Nintendo.

TIME TRIAL

Esta opción es totalmente independiente del juego.

En ella podemos participar en una trepidante carrera contrarreloj a través de siete fases distintas, que están marcadas por una característica común a todas ellas: la extrema dificultad.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.