SOMARI

En vista de la incipiente moda basada en homenajear con sendos fangames a algunas de las mascotas más populares del mundo videojuegos, tal como ha podido verse recientemente en los laureados Sonic Fan Remix y New Super Mario Bros 3, he decidido rememorar el mítico hack que tan buenos resultados dio en NES, protagonizado por el incombustible Mario y en el que se emulan las andanzas del sobresaliente Sonic que vio la luz en Mega Drive, allá por el lejano año 1.991.

Así pues, a grandes rasgos Somari es una suerte de versión del título que vio nacer al popular Sonic, pero adaptado a las necesidades de la célebre consola de 8 bits de Nintendo.

Y es que, aún después del tiempo transcurrido desde su lanzamiento, no deja de sorprender encontrarse al rechoncho fontanero haciendo gala de las mismas habilidades y aptitudes del veloz erizo supersónico.

Huelga decir que el diseño de los niveles imita con maestría el de las mismas fases que todos pudimos disfrutar en la entrega de 16 bits, a excepción de las pantallas de bonificación, para las que se ha tomado como referencia las que ya estaban presentes tanto en Master System como en Game Gear.

Por descontado, este tipo de programas no llegó a gozar de excesiva popularidad en la plataforma de Nintendo, debido principalmente a la estricta vigilancia con la que sometía la empresa nipona a todos los títulos comercializados en su consola, así como a las correspondientes medidas de protección que venían de serie con la máquina.

Con todo, los aficionados consiguieron burlar en mayor o menor medida los chips de bloqueo que incluía la NES, dando paso a un elevado número de juegos piratas y hackeados; una tendencia en la que pocas compañías llegaron a despuntar en el territorio americano, salvo quizá la famosa Color Dreams.

No obstante, en el resto del mundo esta corriente tuvo una mayor aceptación, en parte debido a la gran cantidad de cartuchos multi-juegos, que traían consigo una cifra variable de títulos.

Tal fue la buena acogida que experimentaron estos cartuchos que incluso llegaron a verse sendas copias de los legendarios Street Fighter II o Mortal Kombat funcionando en la consola de Nintendo, con las consabidas mermas con respecto a los originales, tal como dicta la lógica.

Retomando el título que nos ocupa, que no es otro que Somari, su razón de ser hay que buscarla en esa misma tendencia, y aunque su origen es del todo desconocido, es sabido que las primeras unidades del cartucho fueron comercializadas en Hong Kong, para seguir una imparable trayectoria por el resto de mercados americanos, y posteriormente por algunas regiones de África.

Si atendemos a su copyright, dicho juego vio la luz apenas tres años más tarde que el programa en que se basa, concretamente en el 1.994, si bien es justo decir que este detalle no ha podido ser demostrado.

Independientemente de los recortes necesarios para versionar al primer Sonic en una consola como la NES, el resultado final no deja de sorprender a propios y extraños, siendo cuanto menos digno de mención.

A pesar de sus muchas virtudes, donde un solvente apartado gráfico y la velocidad a la que se mueve Somari – o Mario, según se mire – brillan con luz propia, no dejan de hacer acto de presencia los consabidos bugs y un control que en ocasiones puede mostrarse poco preciso, amén de algunos errores de menor importancia en la física del programa, tal como sucede en la gran mayoría de hacks existentes.

Pero ni siquiera estas pequeñas lacras consiguen dilapidar un notable acabado final, evidenciándose como una rareza ampliamente recomendable, y que gustará especialmente no sólo a los seguidores del fontanero, sino también a los del carismático erizo.


Con todo, esta no fue ni mucho menos la única oportunidad que tuvieron los poseedores de NES de experimentar la incomparable sensación y el vértigo que produce manejar a Sonic, aunque con resultados dispares en exceso, tal como puede verse en el nefasto Sonic Bros, título paupérrimo donde los haya, o el llamativo Sonic the Hedgehog 5, con un acabado muy superior al anterior.

SONIC BROS, comienza el horror…



SONIC THE HEDGEHOG 5, un hack bastante decente.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.