SOMOS GILIPOLLAS

Ken Masters playing videogames Street Fighter Capcom Pixel Art Xtreme Retro

Lamento comunicarlo así, a quemarropa, pero somos gilipollas.

El arriba firmante ha llegado a esa conclusión científica tras una larga y minuciosa observación del entorno.

Sobre todo en aquellos centros de ocio, donde la cruda realidad viene y te golpea por el morro, sin apelación posible.

Y es que hay momentos en la vida en que, la diferencia entre machacar al contrario con precisión quirúrgica y perder una ventaja insalvable no es cuestión de inteligencia o capacidad, sino de nobleza.

Es algo similar a cuando te gusta una chica, pero te callas durante años por no parecer un baboso necesitado; sólo que en este caso lo que se luce es carisma, la capacidad de perdonar la afrenta, y esa pizca de chulería generosa.

Uno no puede ser tan mendrugo de rematar a un caído, aunque la mitad de los combos de Tekken estén diseñados para saltar sobre su cuerpo inerte y partirlo en dos con un grito triunfante.

Porque nosotros no somos así.

Nosotros somos gilipollas.

Uno de los mayores placeres exclusivos que experimenta cualquier aficionado es el de habitar un mundo perfecto: todo lo que existe está creado por y para ti.

En el universo de píxeles no hay ningún gracioso jugando a los dados, pues las plataformas están exactamente a un salto de distancia, las amenazas en la esquina adecuada para que puedas sobrevivir si te lo curras un poco, y la práctica totalidad de objetos son de utilidad, como los hechos inexplicables en las películas independientes.

Todos los obstáculos se ajustan con exactitud a tu paso: lianas, trampas, y un largo etcétera.

Con brujas despampanantes cuyo poder supera al de Medusa, pero no al tuyo.

Por eso, cuando le has metido un rodillazo al contrario en el momento oportuno, sabes que a partir de ahí lo único que queda es el destino, porque has encajado tu rótula en un loop del que no podrá levantarse ni para pedirte disculpas.

Pero, ¿lo haces?.

No hombre, no.

Te apartas y esperas a que tu colega se incorpore para que pueda ejecutar aquel trompo con las piernas y, a continuación, reventarte los sesos contra el muro trasero.

Para que no te diga que haces juego sucio.

Y porque en el universo pixelado todo es perfecto, a excepción de nosotros mismos.

Nosotros somos gilipollas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.