SONIC 2

Sonic the hedgehog no tardó demasiado en convertirse en el juego del año, y en él SEGA encontró al personaje carismático que tanto había buscado con el que hacer la competencia a Nintendo y vencerla en su propio terreno.

Por aquel entonces, los jugadores que habían crecido jugando con las máquinas de la gran N, ya contaban con cierta madurez, y querían juegos más serios y alejados de la temática inocente y repleta de colorido que ofrecía Nintendo.

.

Esta fue una de las claves del gran éxito cosechado por el erizo, mucho más moderno que Mario, con un innovador corte de pelo, por llamarlo de alguna manera, unas llamativas zapatillas deportivas, y un marcado carácter, un tanto nervioso (bastaba con no pulsar los botones durante unos segundos para que el erizo se impacientara de forma más que evidente).
.

Dada la enorme popularidad que despertaba el personje, SEGA no tardó en desarrollar una continuación del primer título.

Dicho y hecho, a finales del año 1992 las tres consolas disponibles de la empresa nipona ya contaban con sus respectivos juegos de Sonic 2.

Las diferencias entre los 8 y los 16 bits eran muy pronunciadas, pues si bien en un principio se barajó la idea de crear un port para Master System y Game Gear del juego que se estaba desarrollando para Mega Drive, desde el Sonic Team se rechazó esta posibilidad, pues no garantizaban que ninguno de los juegos pudiese estar listo en la fecha prevista, por lo que se tomó como base el primer juego de Sonic, aprovechando incluso gran parte de los sprites requeridos para las animaciones, y sobre esta base se desarrolló un juego nuevo, que superaba con creces a su predecesor.

Este es uno de los motivos por los que Tails no hacía acto de presencia durante la aventura, puesto que no se habían creado sus sprites, a diferencia de la versión de Mega Drive donde si era un personaje seleccionable.

.

En lo referente a las versiones de 8 bits, tan solo es preciso enfatizar que el juego le daba prioridad a las fases de plataformas, que requerían de mayor habilidad y precisión en los saltos, al contrario que en Mega Drive donde primaban las fases que invitaban a correr con la mayor rapidez y presteza posible, aunque dadas las características intrínsecas de Master System y Game Gear, la velocidad que se consiguió era digna de toda loa y alabanza.

.

El argumento del juego varía en función de la consola elegida. Pero la excelencia está presente en cualquier formato. De este modo, en las versiones de 8 bits se relata como cuando Sonic vuelve a su hogar, en South Island, descubre con horror que el Dr. Robotnic ha secuestrado a su mejor amigo, Tails, y le insta a que le lleve todas las esmeraldas del Caos si pretende volver a verlo con vida, por lo que si queremos asistir al verdadero final tendremos que recuperar todas y cada una de las esmeraldas que están repartidas por las diferentes zonas.

Tan sólo de este modo podremos enfrentarnos contra nuestro némesis particular, en un combate a muerte en la fase de Crystal Egg.

De lo contrario, el juego termina con el enfrentamiento contra Mecha Sonic, y no llegamos a reunirnos con Tails, por lo que si queremos ver a nuestro simpático compañero no queda otra opción que la de reunir las distintas esmeraldas.

En la versión de 16 bits, en cambio, se cuenta como en la pacífica isla donde habitan Sonic y Tails junto a otros muchos animales, empiezan a aparecer engendros mecánicos, que tan sólo pueden ser obra de una maléfica persona. Y para complicar aun más las cosas, el Dr. Robotnic ha construido una verdadera fortaleza, la Death Egg, con la que pretende conquistar el mundo de una vez por todas.

.

Por fortuna, en esta versión Sonic cuenta con nuevas habilidades, que luego se extendieron hacia el resto de títulos de la saga, a saber, el Spin Dash y la facultad de transformarse a voluntad en Super Sonic, una vez reunidas el total de esmeraldas del Caos.

.

El juego tiene una duración considerable, con unos mapeados más extensos que el primero, y una mayor cantidad de zonas, casi el doble que en el original.

Así pues, Sonic y Tails deberán atravesar un total de 11 peligrosas zonas, cada una de ellas divididas en dos actos, al final de los cuales nos espera un inevitable enfrentamiento contra el Dr. Robotnic.

Durante la aventura, el jugador podía elegir entre controlar a Sonic, Tails, o bien a los dos de forma conjunta, de modo que la máquina controlaba por defecto al zorro de dos colas, pero era igualmente posible controlarlo en cualquier momento si había un segundo mando conectado a la consola, permitiendo que el segundo jugador colaborase con el personaje principal, que encarnaba a Sonic.

Este hecho no se limitaba a la aventura principal, puesto que SEGA desarrolló una nueva modalidad para dos jugadores, donde la pantalla se dividía en dos, un elemento realmente novedoso en el año que nos ocupa, de modo que Sonic y Tails competían por recoger más anillos y llegar antes a la meta. Todo un acierto.

El desarrollo del juego, pese a encontrarse potenciado en todos sus aspectos, recuerda al de la primera entrega, con un desarrollo en scroll lateral con niveles plagados de loopings y enemigos que sortear, además de las mejores plataformas.

Más innovadoras fueron las fases de bonus, que simulaban un entorno en 3D, por llamarlo de alguna manera, que se movía a unas velocidades de vértigo. Si bien en la actualidad estas pantallas pecan de no resultar en absoluto espectaculares, en pleno año 1992 supusieron todo un hito y un despliegue de virtuosismo gráfico que dejaba atónitos a todos cuanto tenían ocasión de verlo en movimiento.

El acabado técnico del juego es sobresaliente en todos sus apartados, con unos gráficos preciosistas que mejoraban respecto al primer Sonic the hedgehog, con un gran colorido y una mayor variedad en el desarrollo de los niveles, que resultaban sencillamente espectaculares.

La banda sonora para la ocasión fue compuesta por Masato Nakamura, con unas melodías que aun a día de hoy se recuerdan. Muchos jugadores siguen prefiriendo la banda sonora de la primera parte, pero lo cierto es que no tiene nada que envidiarle. Es más, los primeros juegos de Sonic para Mega Drive, entre otras muchas cosas, siempre se caracterizaron por su elaborado apartado sonoro, con unas canciones de las que hacen época.

Y en lo que respecta a la jugabilidad, Sonic en estado puro. O lo que es lo mismo, la perfección hecha videojuego. Por algo sigue siendo este considerado como uno de los mejores plataformas de toda la historia.

En definitiva, un grandísimo juego que contribuyó a convertir al personaje, que ya gozaba de una gran fama y popularidad creciente, en un mito y en uno de los mayores iconos de la cultura de los videojuegos, pues ha trascendido la frontera del ocio electrónico e incluso personas ajenas al mundo de los videojuegos conocen al personaje.

.

Si os gustan las plataformas, Sonic 2 es vuestro juego, conseguidlo a toda costa, pues no os arrepentiréis.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.