SONIC ADVENTURE 2

Todos los usuarios que hemos tenido la suerte de seguir las aventuras de Sonic desde su primer título en Mega Drive, en el año 1991, hubiéramos deseado un aniversario más feliz para la popular mascota de SEGA.


Sonic Adventure 2 supuso, además del décimo cumpleaños del veloz erizo, la despedida del carismático personaje de las consolas de SEGA, que tras diez años cargados de títulos entrañables se saldaron con un juego que sigue siendo a día de hoy absolutamente imprescindible.

Y es que las consolas van y vienen, pero el carisma del erizo azul sigue tan vivo y radiante como lo estaba en el año 1991, cuando protagonizó un título de plataformas que elevó a su creador, Yuji Naka, a la categoría de genio de la programación y convirtió a la máquina que lo vio nacer, Mega Drive, en la consola más puntera y avanzada del momento.

Sin embargo, el año 2001 fue un año funesto para SEGA, que dejó de fabricar consolas, aunque los usuarios nos contentamos con ver a Sonic corriendo en libertad por otros sistemas, como viene siendo posible gracias al Sonic Team desde hace algunos años, que tristemente tampoco se ha librado de la fuga de cerebros, mención especial para Yuji Naka, que ya no pertenece al que ha sido sin duda uno de los mejores equipos de programación de la historia.

Tratándose de un juego de Sonic, la despedida de Dreamcast tan sólo podía ser a lo grande, con el que fue considerado como el Sonic más extenso y espectacular de todos los tiempos.

Y es que razones para sostener esa afirmación a la gran mayoría de publicaciones especializadas no les faltaban, pues el juego contaba con unas texturas que había que verlas para creerlas, una música cañera como pocas, por obra y gracia de Crush 40, grupo que ha cedido sus canciones a la franquicia en la mayoría de títulos lanzados al mercado desde el primer Sonic Adventure, y por si aun no fuera suficiente, el título contaba con algunos de los jefes más sobrecogedores de toda la saga.

Todas estas cosas y muchísimas más son las que ofrece Sonic Adventure 2, que con todo el buen hacer del Sonic Team, demostró que Dreamcast jamás ha tenido nada que envidiarle a otros sistemas que todos de sobra conocemos.

Sonic Adventure 2 se sirvió de algunos de los mejores elementos del primer título, como la conocida crianza de chaos y la conexión a internet, pero dejando de lado el toque aventurero que invitaba a Sonic a conversar con medio mundo, para centrarse en lo que mejor sabe hacer el erizo, correr a velocidades de vértigo y sortear las más arriesgadas plataformas.

Para ello se nos brindaba la ocasión de elegir el bando al que queríamos controlar, el de los héroes, formado por Sonic, Tails y Knuckles, y por primera vez en la saga, era posible controlar a los villanos, capitaneados por el infame Dr. Robotnic (también conocido como Eggman), Shadow, la horna en el zapato del propio Sonic, y Rouge, una nueva adquisición para la franquicia, curiosamente de rasgos bastante más sexys que a lo que estamos acostumbrados a ver en los juegos del erizo.

La mecánica difiere en función del personaje que nos toque controlar, de modo que es posible encontrar misiones que centran su temática en los shoot’em up, que son las protagonizadas por Tails y Robotnic, misiones de pura exploración, que tienen a Knuckles y Rouge como protagonistas, y finalmente veloces fases cargadas de acción y adrenalina, que enfrentan a Sonic y Shadow.

Es preciso añadir que en el port que se realizó con motivo del lanzamiento de Game Cube, se incluyeron una gran cantidad de opciones destinadas a enfatizar los duelos a dos jugadores, añadiendo además a un gran número de personajes seleccionables para cada bando, entre los que destacaban los famosos Chaos, con su versión buena y mala, Metal Sonic, Tikal, Chaos Zero, y finalmente Amy Rose, cada uno de ellos con sus propias características y habilidades intrínsecas.

Con esta maravilla el Sonic Team se despidió de las máquinas de SEGA, en la que fue una de sus más sobresalientes creaciones.

RESUMIENDO

El Sonic Team dejó patentes las capacidades del hardware de Dreamcast con un espectáculo visual sin precedentes, que incluía vastos mundos de una dimensión pocas veces vista en un juego de estas características. A todo esto hay que sumarle una calidad de texturas espectacular, con un acabado en ocasiones fotorrealista, que además sorprendían en todo momento con potentes efectos gráficos, como el brillo sobre el mar, los reflejos, explosiones, aves sobrevolando el horizonte, y un larguísimo etcétera.

La banda sonora es magistral, un poco menos heavy que en el primer Sonic Adventure, aunque cañera como pocas. Escuchar la fantástica canción de Escape from the city mientras el erizo se desliza veloz entre los coches surfeando como puede con un trozo improvisado de tabla de skate no tiene precio. Una verdadera joya que ya ha pasado a la historia de los videojuegos. Y ese es solo el comienzo…

Además, el juego es completo y divertido como pocos. Si bien es preciso matizar que las fases más interesantes resultan ser las protagonizadas por Sonic y Shadow, que son todo un prodigio de velocidad y descargas de adrenalina; por contra, jugar en las fases de exploración puede llegar a resultar un tanto cargante. No porque las fases sean malas, nada más lejos de la realidad. Lo que ocurre es que son tan excepcionales las pantallas de Sonic y Shadow que no desearíais jugar en alguna otra. Pese a ello, se agradece lo variado de su desarrollo, que enriquece la jugabilidad de forma notable.

Y ya para poner la guinda al pastel, hay que añadirle a la gran diversidad de fases, una gran cantidad de minijurgos, modos multijugador, e incluso la opción de descargar toda clase de eventos en el juego original de Dreamcast. Las posibilidades que ofrece Sonic Adventure 2 casi se antojan infinitas. Conseguir jugar en la recreación del primer nivel de Mega Drive, Green Hill, os llevará muchos, muchísimos meses.

Un juego imprescindible, se mire por donde se mire.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.