SONIC CD, EL MEJOR SONIC DE TODOS LOS TIEMPOS

Tras el éxito obtenido con el primer Sonic the hedgehog, que posicionó a SEGA entre las empresas punteras del sector, la compañía nipona se enfrentaba al desafío de lanzar al mercado una secuela que pudiera estar a la altura de lo visto en el anterior juego de la franquicia.
.

El mismo creador de Sonic, Yuji Naka, descontento con las directrices en el seno de la compañía y desmotivado por la rígida política de SEGA en Japón, optó por viajar a América para trabajar directamente con el SEGA Technical Institute, respaldado por gran parte del Sonic Team original, que le siguieron en su trayectoria profesional.


Debido a esto, el Sonic Team quedó dividido en dos ramas.

En SEGA Japón no tardaron en comenzar el desarrollo de un nuevo juego dentro de la franquicia que dió como resultado el genial Sonic 2, con un equipo encabezado por Naoto Oshima, y en América, Yuji Naka hizo lo propio liderando el desarrollo del largamente recordado Sonic CD.

Inicialmente, Sonic CD estaba previsto para salir al mercado incluso antes que el Sonic 2, pero a causa de una serie de dificultades esto no fue posible.

Debido al inevitable retraso del juego, SEGA decidió utilizarlo como estandarte para su nueva plataforma, el Mega CD; y es que si hay un juego ideado para las bondades que ofrecía el Mega CD, o si el Mega CD se creó para un juego, este era Sonic CD, un clásico atemporal que aún no ha sido superado.


La historia narra cómo durante un breve periodo de tiempo al año un pequeño planeta resulta visible desde Never Lake.

El misterioso planeta contiene en su interior una variante de las gemas del Caos que todos conocemos, con la particularidad de poder controlar el tiempo.

De modo que el pérfido Dr. Robotnik tratará por todos los medios de apoderarse de estas esmeraldas, con las que podría llegar a conquistar el mundo sin demasiado esfuerzo, por lo que nuestra labor encarnando a Sonic consistirá en impedir su deleznable plan por todos los medios.

En el título aparecen además otros personajes que han repercutido de forma significativa en la franquicia, como son Metal Sonic y Amy Rose, que hicieron su debut en este compacto.

.
El programa consta de un total de siete fases, cada una dividida a su vez en tres pantallas distintas, con una estructura similar a la vista en el primer Sonic visto en Mega Drive.

Aunque es preciso matizar que dadas las habilidades con las que cuenta el erizo de viajar a través del tiempo hacia el pasado, presente y futuro, cada una de las pantallas que componen el título consta de tres fases bien diferenciadas entre sí, lo que beneficia y enriquece enormemente el apartado jugable.

Para poder realizar con garantías los viajes a través del tiempo Sonic necesita correr a grandes velocidades que si consigue mantener durante breves segundos, comenzará a brillar y finalmente atravesrá unos vórtices que le llevarán hacia el mismo lugar donde ha desaparecido, pero ambientado en otra época.

Y así será posible viajar hacia el pasado, donde Robotnik está empezando a contaminar el mundo y a capturar animales para sus perversos planes, y nuestras acciones en este periodo repercutirán de forma directa sobre el presente, e incluso en el futuro, pudiendo obtener distintas variantes de las correspondientes pantallas donde la naturaleza convive en armonía con la civilización y el camino está prácticamente libre de enemigos, o bien llegar a un futuro apocalíptico donde Robotnik ha conseguido expandir su dominio sobre la zona, algo claramente visible en los cielos y ríos contaminados, además de contar con una mayor cantidad de badnicks que campan a sus anchas por el nivel.

Y todo esto para cada una de las etapas del juego.

Las dos primeras fases de cada mundo siguen el mismo patrón del primer Sonic, salvo por la novedad de los viajes temporales, y en la tercera se sucede el inevitable enfrentamiento contra el malvado Dr. Robotnik, que tendrá a su disposición toda clase de artilugios de lo más variopinto con los que complicará el avance del erizo supersónico, aunque no en exceso.

Visualmente el programa es una delicia, con una recreación de las zonas soberbia y bien diferenciadas entre sí, algo apreciable incluso en los enemigos que son representativos de cada fase. Todo un acierto.

Además, este es el primer juego de Sonic que incluye niveles en plenas 3D, con una resolución absolutamente magistral y ciertamente impactante en el año de su comercialización.

Sucede así durante las fases de bonus, en las que es posible manejar al erizo mientras trata de destruir una serie de objetivos y esquiva obstáculos corriendo en todo momento con el tiempo en su contra, por unos detallados y preciosistas escenarios en 3D, que además resultan tremendamente divertidos.

La jugabilidad del programa, si bien respeta los cánones impuestos por el primer título de la franquicia, mejora grandes enteros grácias a la inclusión de algunos movimientos de novedosa factura, como el Spin Dash, que sí se hizo muy popular en los programas que le siguieron, o el Super Peel Out, una maniobra que permite a Sonic correr a grandes velocidades y que tan sólo tuvo representación en juegos menores aparecidos en Master System o Game Gear, que son el Sonic Chaos y el Sonic Triple Trouble, exclusivo de la portátil y de una gran calidad.


Además, por vez primera fue posible guardar la partida durante el juego, grácias a la capacidad que ofrecía la memoria interna del Mega CD.

Para culminar la obra, se incluyeron secuencias de animación realizadas por el mismo estudio que llevó a la pequeña pantalla la serie de Dragon Ball, para la introducción y el final de la aventura, de una calidad que era impensable en aquellos años.

No en vano, nada tienen que envidiar a las intros de los juegos de consolas mucho más modernas, como son PS2 e incluso PS3.

Un auténtico prodigio de la técnica al servicio de la diversión.

La banda sonora es, con toda certeza, la mejor que se ha podido escuchar hasta la fecha en cualquier juego de Sonic, lo que no es decir poco precisamente.

Magistral, así de rotundo.

Y es que grácias a las bondades que ofrecía el formato del CD los programadores pudieron deleitar a los jugadores con toda clase de melodías y composiciones que de otro modo hubieran sido imposibles, e incluso existía la posibilidad de escuchar el compacto en un equipo de música cualquiera, evidenciando hasta qué punto se había mimado este apartado.

Es preciso recalcar que en la versión americana la banda sonora difiere con respecto a la japonesa y europea, perdiendo por el camino parte de la grandeza que convirtió a la música del título original en un deleite para los sentidos, si bien sigue siendo altamente recomendable.

Por todos estos aspectos y muchos más, Sonic CD cuenta con el honor de ser,a día de hoy el mejor juego protagonozado por el erizo azul.

Una obra maestra atemporal que bien merece ser jugada y disfrutada por cualquier aficionado a los videojuegos, muy recomendable para todos aquellos que gusten de los títulos clásicos, entre los que este programa es un exponente ejemplar.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.