SONIC CD

Sonic CD Bonus Stage Metal Sonic Pixel

Hablar de Sonic CD equivale a rescatar del pasado un cúmulo de reconfortantes sensaciones que sólo dejan grabadas en la memoria colectiva los verdaderos mitos del videojuego.

Allá por el año 1.993 nació para Mega CD un título de entrañables gráficos, con un protagonista bendecido por un carisma fuera de lo común, sólido y penetrante argumento, y una banda sonora inolvidable que alcanzaba su máximo esplendor con la melodía que acompañaba a su excelentísima secuencia introductoria.

El Sonic Team supo respetar los sagrados valores del original, mejorarlo en numerosos aspectos y adaptarlo a los tiempos modernos.

Sonic CD Collision Chaos Past

Emociones del pasado con visión de futuro gracias a la posibilidad de alternar a placer entre distintas épocas, que a su vez producen variaciones y ampliaciones en el argumento.

Precioso y embaucador.

Parajes fantásticos y personajes que han nacido con un marcado destino: convertirse en héroes de todas las eras, o bien consolidarse como villanos atemporales.

Sonic CD Collision Chaos

Poco importa.

Déjate seducir por esta maravillosa aventura que atrapa sin remedio, se adueña de tus pensamientos y constituye en tu mente los pilares de una leyenda que versa sobre las misteriosas Piedras del Tiempo, en un pequeño planeta que pretende ser dominado con mano de hierro por toda la eternidad, y tan sólo podrá salvarse gracias a la firme determinación y valor inquebrantable del erizo azulado.

Sonic CD Tidal Tempest

Por lo demás, gráficos de ensueño, variedad de localizaciones con particularidades en cada uno de sus rincones, una jugabilidad siempre ejemplar, y un apartado sonoro que consigue emocionar.

Little Planet aparece ante nosotros gestionado por un poderoso motor bidimensional de gran solidez y detalle, engalanado por el soberbio acompañamiento musical de los insignes Naofumi Hataya, Masafumi Ogata y Keiko Utoku.

Sonic CD Palmtree Panic

Un título que se desmarca de las tendencias imperantes y nos invita a una aventura épica y envolvente, capaz de conquistar nuestra imaginación.

No en vano, con el lanzamiento de Sonic CD hace décadas, los polvorientos cimientos de las plataformas recibieron una, cuanto menos, revolucionaria sacudida hacia un género que rozaba el estancamiento, repleto de convencionalismos jugables y secuelas de gran renombre que repetían una y otra vez la misma estructura y desarrollo; sinónimo de éxito ineludible, y más para los tiempos que corren.

El problema que motivó a este formato a dar muestras de agotamiento, contra todo pronóstico, no se encontraba en la propia mecánica de los juegos, abierta a cambios y versátil, sino en la ambientación que insistían en copiar sus imitadores.

Sonic CD Quartz Quadrant Past

Por eso Sonic CD supuso un soplo de aire fresco en la ya enrarecida atmósfera de los títulos que proponían variantes al clásico de SEGA.

Y lo consiguió de una forma relativamente sencilla: multiplicando las posibilidades jugables y la extensión de cada escenario.

En cierto modo, Sonic CD es otro Sonic al uso, sí, pero también es mucho más que eso, pues ofrece una estructura completamente abierta para explorar, pudiendo emigrar entre épocas y modificar en consonancia el aspecto futuro de cada fase, ya sea para bien o para mal.

Sonic CD Quart Quadrant Past Zone

Sin duda, este es el gran cambio con respecto a otros programas de similares características, junto al depurado argumento y su refrescante ambientación psicodélica.

Una apuesta revolucionaria en busca de la jugabilidad más directa posible.

Sonic CD Stardust Speedway Present

Basta con decir que la bendita posibilidad de tomar diversas burificaciones, sumada a su exquisita mecánica y distinguido apartado técnico, relegaron al título del Sonic Team al olimpo del ocio electrónico.

Y es que la sincera ingenuidad que respira dicho compacto es motivo más que suficiente para deleitarse, pese al inexorable paso del tiempo, con esta magnánima aventura, a todas luces excepcional.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.