SONIC EN LAS CONSOLAS DE NINTENDO (PARTE 1)

Tras 26 largos años, el erizo azul sigue siendo un icono, y este 2.017 vuelve a correr en Switch.

Los videojuegos son arte, pero también un negocio.

Las empresas gastan mucho dinero en crear consolas y títulos para entretenernos, pero hay que rentabilizar la inversión.

En 1.985, Nintendo dominaba el mercado de las consolas con NES y, además, lanzó Super Mario Bros., el juego de plataformas que lo cambió todo.

Ese mismo año, SEGA lanzó Master System, una consola de sobremesa que partía con desventaja frente a la máquina de Nintendo, que ya tenía una buena base de usuarios y contratos muy restrictivos con las empresas desarrolladoras.

SEGA, buscando que los aficionados se pasaran a su sistema, creó Alex Kidd; un intento de imitar a Mario que, aunque fue un gran juego, no consiguió eclipsar al insigne fontanero, quien siguió reinando durante la década de los 80.

SEGA necesitaba una mascota que le plantara cara, un icono, y ante esta necesidad nació el erizo azul más famoso de la historia: Sonic.

EL NACIMIENTO DE UN MITO

En 1.988 SEGA lanzó Mega Drive, y con esta consola se adelantaron dos años a la nueva generación de NintendoSNES saldría en 1.990 -.

Mega Drive era una máquina poderosa, pero no tenía la pegada suficiente como para contrarrestar el éxito de la nueva consola de Nintendo, así que los diseñadores de SEGA experimentaron con varios personajes… y el ganador terminó siendo un erizo azul con zapatillas, obra de Naoto Oshima.

Yuji Naka se encargó de la programación del juego y nació, no sólo el erizo, sino el Sonic Team, un estudio creado para desarrollar juegos de Sonic y que a día de hoy sigue existiendo.

Sin embargo, no era suficiente el haber encontrado a su mascota, SEGA necesitaba que Sonic demostrara la potencia de Mega Drive y por eso creó un juego en el que la velocidad era la mecánica principal.

La jugada les salió redonda, ya que no sólo introdujeron un elemento diferenciador en el género de las plataformas, sino que encontraron la manera de poder decirle al mundo “nuestra máquina es superior“.

De hecho, ahí empezó la “guerra de las consolas“, una feroz batalla entre ambas compañías japonesas de la que quedaron para la eternidad eslóganes como “Genesis – léase Mega Drivehace lo que Nintendo no puede“.

PERO NINTENDO VOLVIÓ A GANAR

Sonic era el arma definitiva de SEGA contra Nintendo y, aunque ayudó a que Mega Drive vendiera genial – sobre todo en comparación con Master System -, cuando SNES salió en nuestro país, Mario volvió a conquistar el género.

Si, los niveles de Sonic – sobre todo en Sonic the Hedgehog 2 y 3 – eran imaginativos, el diseño era fantástico y los escenarios se retorcían para deleite del jugador que los recorría a toda velocidad… pero Mario era imparable y las entregas de SNES dejaban el listón altísimo; incluso en Super Mario World 2, protagonizado por Yoshi y Bebé Mario.

Fueron los mejores años para Sonic, pero el erizo dio palos de ciego durante la siguiente generación, ya que SEGA quiso experimentar con las 3D en Saturn.

Con Dreamcast, Sonic remontó el vuelo, pero ya era tarde.

Y en 2.001 ocurrió lo impensable.

Sonic Advance se lanzó en GBA y, con el erizo corriendo por los circuitos de una máquina de Nintendo, terminó el sueño de SEGA en el mercado de las consolas.

A partir de ahí, SEGA empezó a lanzar una entrega tras otra, sobre todo en consolas de Nintendo, que definitivamente se habían hecho con todo.

Por un lado, sus juegos de Mario y, por otro, tenía a su mítico rival haciendo juegos de Sonic para sus máquinas.

Pero, tras “perder” a Sonic, SEGA se seguía enfrentando con el problema del paso a las tres dimensiones.

La compañía japonesa coqueteó con la idea en Saturn y, aunque en Dreamcast alumbraron grandes juegos – los Sonic Adventure -, las siguientes entregas de la franquicia dejaron que desear.

La velocidad es una pieza clave para entender un juego de Sonic, y en 3D era complicado debido a la potencia de entonces y a los cambios que se debían hacer en el diseño.

No cuajaba un buen juego de plataformas aunque, con el paso de los años, fueron adaptándose mejor, lo que nos ha permitido gozar con Sonic Generations y algunas de las mecánicas de juegos como Unleashed o Secret Rings, así como con Sonic Colors, posiblemente uno de los mejores juegos de Sonic en 3D durante aquella etapa.

Como curiosidad, hay que mencionar Sonic Chronicles, un RPG por turnos creado por BioWare, que llegó sólo a Nintendo DS.

Al final Sonic no sólo recaló en las consolas de Nintendo, sino que tiene varias entregas exclusivas.

El siguiente paso estaba claro: unir a Mario y Sonic en un juego, y así se hizo en 2.007 con Mario & Sonic en los Juegos Olímpicos.

Que curiosamente son juegos de SEGA con Mario en sus filas.

Las dos mascotas más populares de los videojuegos pasaron a competir de forma amistosa con el único objetivo de divertir a los aficionados.

Además, se trata de una alianza con gancho, ya que ambos personajes tienen muchísimo carisma, y que sigue muy viva.

UN FUTURO ESPERANZADOR

Aunque Sonic lleva unos años sin estar a su mejor nivel – la saga Boom no es demasiado querida por los fans -, este 2.017 promete mucho gracias a dos títulos muy esperanzadores: Sonic Mania, una agradecida vuelta a los orígenes, y Sonic Forces, con el que esperan volver a repetir la jugada de Generations.

Ambos los podremos disfrutar en Nintendo Switch, la máquina de Nintendo que, en teoría, dará más vida al icono de SEGA.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.