SONIC EN LAS CONSOLAS DE NINTENDO (PARTE 2)

Gracias a Sonic, SEGA consiguió plantarle cara a Nintendo.

La primera entrega vendió más de 15 millones.

Y es que Sonic the Hedgehog rompió todos los moldes: el diseño de niveles, los colores, el sonido, la rapidez…

Era el icono de la competencia, pero Nintendo pronto tuvo a la mascota de su gran rival en sus plataformas hasta el punto de absorberla.

En cualquier caso, Sonic lo ha pasado mal, y ha dado tumbos durante muchos años, pero parece que SEGA por fin vuelve a tomarse en serio a su icónica mascota.

LOS PADRES DE LA CRIATURA

Yuji Naka y Naoto Oshima son los creadores de Sonic, dos talentos que, cuando en 1.990 idearon al erizo, seguro que no imaginaron hasta dónde llegaría.

Mark Cerny es el diseñador de la arquitectura de PS4, pero ha trabajado en juegos como Crash Bandicoot, Spyro the Dragon, Jack & Daxter… y Sonic the Hedgehog 2.

MÁS RÁPIDO EN AMÉRICA QUE EN EUROPA

Sonic nació para demostrar la potencia de Mega Drive, pero en Europa no la disfrutamos tanto debido a la frecuencia de nuestras teles.

Teníamos más resolución, pero menor tasa de refresco que en América o Japón.

10 Hz que, en este caso, se notaban mucho.

SONIC THE HEDGEHOG 4 NO AUTORIZADO

En Super Nintendo apareció uno de los juegos “pirata” más populares de la historia.

Se trataba de una cuarta entrega de Sonic programada por un grupo peruano.

¡Y aparecía Mario!.

UNA CARRERA DE FONDO HACIA LAS 3D

A Sonic se le daban bien las 2D, pero el paso a las 3D se le atragantó, mientras Mario se adaptó a las mil maravillas.

En años de intentos se salpicaron buenos juegos poligonales.

SONIC ADVENTURE 2: BATTLE

Sonic Adventure 2: Battle nos deslumbró en GameCube.

Fue una reedición de la entrega para Dreamcast, y uno de los grandes juegos del erizo.

Más personajes se fueron sumando con cada entrega, algunos más populares que otros…

SONIC HEROES

Sonic Heroes fue el primer juego multiplataforma de la saga.

La principal característica de esta entrega fue que podíamos controlar a tres personajes y cambiar entre ellos en cualquier momento.

SONIC UNLEASHED

Es un título que no agradó a todos, pero ofreció una jugabilidad interesante – cambiaba según fuera de día o de noche – y un nuevo Sonic más oscuro.

SONIC COLORS

Es, para muchos, uno de los mejores juegos de Sonic en 3D.

Mantenía la esencia de los juegos en 2D, pero con novedades que lo hacían único.

Una auténtica joya.

SONIC GENERATIONS

Es una de las mejores entregas en 3D y una gran inspiración para el futuro Sonic Forces.

No fue una revolución, pero sí un juego muy redondo.

SONIC AND THE BLACK KNIGHT

Supuso un cambio radical.

La historia era interesante, pero excesivamente corta, y la jugabilidad se hacía pesada.

Eso sí, seguía siendo un juego rapidísimo.

SONIC & SEGA ALL-STARS RACING

No es el primer juego de carreras de Sonic.

SEGA lo intentó con Sonic Drift y Sonic R, pero All-Stars Racing adelantó por la derecha a los anteriores.

SONIC FORCES

Es el juego que, supuestamente, debería devolver al erizo al lugar que le corresponde.

Parece que beberá de Generations, y eso es genial.

SONIC Y MARIO HACEN LAS PACES

Aunque Sonic ya llevaba unos cuantos años corriendo por los circuitos de las consolas de Nintendo, no fue hasta 2.007 – con Mario y Sonic en los Juegos Olímpicos – cuando los dos iconos se dejaron ver juntos en un juego.

Desde entonces, hemos visto más de un título protagonizado por ambos, pero si nos tenemos que quedar con uno es con Super Smash Bros. Brawl, donde Sonic se convirtió casi en coprotagonista junto a Mario.

¡Quién lo iba a decir!.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.