SONIC SATAM PROTOTIPO

También conocido como Sonic-16, se trataba de un incipiente juego creado por STI y diseñado para Mega Drive.

Como su propio nombre indica, se basaba en la popular serie televisiva que tan buenos resultados había cosechado entre los aficionados.

De este modo, los encargados de sacar el proyecto adelante fueron Peter Morawiec y John Duggan, que una vez finalizado el notable Sonic Spinball, unieron sus fuerzas para conseguir repetir un nuevo éxito.

Y así fue hasta el mes de noviembre de 1.993, momento en que la demo de este prometedor título se hizo pública.

Sin embargo, no contaron con el beneplácito de Yuji Naka, probablemente debido a su lento desarrollo y a las grandes diferencias existentes con respecto a la práctica totalidad de títulos basados en el erizo azul, por lo que el proyecto nunca llegó a concluirse.

En consecuencia, su único legado consiste en un vídeo de muy corta duración, donde Sonic se mueve por una ciudad que recuerda en gran medida a Robotropolis, al tiempo que esquiva enemigos, se oculta de las cámaras de seguridad, lanza algún ataque ocasional, y finalmente consigue reunirse con su compañera de aventuras Sally.

El juego, que estaba destinado a tener 16 megas, basaba su principal atractivo en su estética, más cercana a la serie animada que a los programas anteriormente comercializados, e incluso los sprites usados eran considerablemente mayores que en el resto de títulos de la franquicia.

Pese a su lentitud, parece ser que los desarrolladores habían ideado algunas fases donde primaba la velocidad y del mismo modo se ponía especial énfasis en el desarrollo de la historia, que por norma general resulta un elemento secundario en la gran mayoría de juegos pertenecientes al género.

Si atendemos a las declaraciones realizadas por Chris Senn, uno de los desarrolladores del polémico Sonic X-Treme, este título se trataba en realidad de la primera fase relacionada con dicho juego.

Centrándonos en el aspecto quizá más llamativo, el que afecta a la jugabilidad, resulta evidente que Sonic ha perdido gran parte de la velocidad que lo caracteriza, la gran seña de la saga sin lugar a dudas.

Para compensar esta carencia, se dotó al personaje de una gran cantidad de movimientos de novedosa factura.

Entre ellos, llaman particularmente la atención la habilidad del erizo de moverse en profundidad, es decir, hacia arriba y abajo del escenario, no quedando limitado hacia la izquierda o derecha de la pantalla.

E incluso, al más puro estilo Metal Gear, Sonic disponía de la habilidad de apoyarse en las paredes al tiempo que avanzaba pegado a estas y espiaba a través de las esquinas.

Siguiendo con las novedades jugables, el erizo era capaz de colgarse de las repisas y trepar, muy en la línea de Tomb Raider para que os hagáis una idea, y finalmente podía realizar ataques sirviéndose de sus preciadas anillas, a modo de proyectiles.

Tristemente, todas estas novedades no le valieron para obtener el visto bueno del célebre Yuji Naka, por lo que el proyecto fue evolucionando hasta lo que vino a ser el Sonic Mars, seguido del Sonic X-Treme, y finalmente cayó en desgracia, sin que ninguno de los juegos anteriores hubiera llegado a buen puerto.

Y de este modo, a duras penas nos han quedado unas pocas imágenes de pésima calidad y el citado vídeo de poco más de un minuto de duración para el recuerdo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.