SONIC SPINBALL

SEGA parecía dispuesta a exprimir hasta la última gota de la energía de su máxima estrella, utilizándola en todo tipo de programas y sistemas.

Para la ocasión, dentro de este tremendo pluriempleo, Sonic protagonizó otra nueva incursión en Master System y Game Gear con un juego de pinball muy similar al que ya conocimos en Mega Drive.

Sonic Spinball, también en su versión de 8 bits, se encuentra a caballo entre lo que tradicionalmente entendemos como un pinball y un título de plataformas.

Esta curiosa mezcla nos proporciona la oportunidad de golpear a Sonic como si fuera una bola dirigible o, si el terreno lo permite, agacharnos, corretear y saltar como hicimos hasta entonces.

Estas nuevas habilidades deberían hacer mucho más manejable al personaje, pero en realidad sucede todo lo contrario.

Controlar hacia donde debe ir la bola es un trabajo de chinos y requiere una paciencia a prueba de bombas.

El scroll brusco y elemental parece heredado de la versión para Mega Drive, pero al menos este cartucho de cuatro megas no produce dolor de cabeza.

El apartado más sobresaliente, sin embargo, es el visual, y como viene siendo habitual en la saga del erizo azul, el tratamiento gráfico presenta un aspecto bastante sugerente, con un cuidado diseño de las diferentes mesas de juego y gran abundancia de detalles.

Divididas en varios niveles, cada mesa de las cuatro fases hace gala de un generoso mapeado con múltiples caminos y recodos, donde recolectar los anillos y gemas necesarias para cambiar de nivel.

Al final de cada fase, deberemos enfrentarnos con el malvado Dr. Robotnik, y si superamos este nivel, tendremos la oportunidad de probar fortuna en una fase de bonus cronometrada.

La jugabilidad depende bastante de nuestros nervios y habilidades, pero resulta entretenido en líneas generales.

Con dos niveles de dificultad, cinco vidas y hasta siete continuaciones será extraño no acabar el juego en unas pocas partidas.

Se ha corregido la dificultad desesperante de la versión para Mega Drive, aunque ahora se nos antoja demasiado corto.

GOLOSINAS GRÁFICAS

Este juego sobresale por su tratamiento gráfico, por el diseño de sus mesas y por la abundancia de detalles.

DEMASIADO BREVE

La conversión de Sonic Spinball posee la calidad y el carisma de su protagonista, pero con sólo cuatro fases resulta demasiado corto.

Una verdadera lástima.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.