SONIC THE FIGHTERS

Sonic the Fighters, también conocido como Sonic Championiship en el territorio norteamericano, es a grandes rasgos un intrépido arcade de lucha concebido originalmente para las coinops y la maltrecha Sega Saturn, si bien esta última adaptación nunca llegó a finalizarse.



Por fortuna el título si estuvo disponible en su versión doméstica gracias al soberbio recopilatorio de Sonic Gems Collection, comercializado en PlayStation 2 y GameCube durante el año 2.005.

Huelga decir que con el paso del tiempo otro notorio programa retomó el testigo de este singular juego, bautizado para la ocasión como Sonic Battle, destinado para la popular Game Boy Advance.

Respecto al título que nos ocupa, ostenta el honor de ser la primera incursión del erizo azul en el terreno de los denominados brawler.

Su desarrollo es preciso situarlo durante el año 1.996, y su programación corre a cargo del consagrado equipo AM 2, máximo responsable de algunos de los más prestigiosos arcades del momento, tales como la serie Virtua Fighter o Fighting Vipers, juego del que toma prestado su motor gráfico.

A aquellos que se cuenten entre los amantes de las curiosidades, sin duda les agradará saber que su concepción surgió a raíz de sendos diseños inventados por Masahiro Sugiyama – uno de los componentes de AM 2 para más señas -, quien para matar las horas libres decidió emplear su tiempo en recrear a los amigables Sonic y Tails en el interior del polémico Fighting Vipers.

Esta idea no pasó en absoluto desapercibida, y fue el mismísimo Yu Suzuki el encargado de hacérsela llegar a algunos representantes del Sonic Team, con Yuji Naka y Hiroshi Katoka a la cabeza.

A pesar de las reticencias iniciales de Katoka, preocupado como estaba por basar su atractivo en un progreso más violento de lo habitual, Naka – popularmente conocido como el padre de Sonic – accedió de buena gana a su desarrollo, brindando su apoyo incondicional al laureado equipo de programación.

No en vano se puso un especial cuidado en el diseño de los distintos personajes, pues este es sin lugar a dudas el debut oficial del erizo supersónico en los complejos entornos tridimensionales, un dato que tiende a pasar relativamente desapercibido.

. . .

.


De modo que felizmente el juego vio la luz en el mes de mayo bajo la poderosa placa SEGA MODEL 2B, concretamente en el Reino Unido.

Las distintas composiciones musicales que integran el programa, creadas por los célebres Maki Morrow y Takenobu Mitsuyoshi, merecen un trato distinguido; pues incluso llegó a comercializarse la banda sonora que incluía un total de 24 canciones, claramente marcadas por las influencias del house y el eurobeat.

Respecto a su desarrollo, pone especial énfasis en el sobrado carisma de los participantes, quienes deberán enfrentarse entre sí en los clásicos duelos que no difieren en demasía con la práctica totalidad de juegos de lucha disponibles, en particular si nos referimos al anteriormente citado Fighting Vipers.

Por lo que el usuario deberá agotar la barra de los sufridos adversarios controlados por la CPU, o bien por un segundo jugador, y así hasta enfrentarse contra los temidos Metal Sonic y Dr. Robotnik, que aquí ejercen el rol de los habituales jefes finales existentes en todo arcade que se precie de serlo.

Siguiendo con las curiosidades, una vez derrotado cada adversario, éste recompensará al afanado usuario con una anhelada Esmeralda del Caos, y así hasta alcanzar un total de ocho frente a las siete que vienen siendo frecuentes.

De entre estos luchadores llaman poderosamente la atención Bean the Dynamite, cuyo origen es preciso situarlo en el largamente recordado Dynamite Dux, disponible en su versión arcade allá por el lejano 1.988 y apenas un año más tarde en la añorada Master System – entre otras plataformas – y que podréis probar desde el siguiente enlace.

El otro personaje en discordia responde al nombre de Bark the Polarbear, y junto con el anterior forma parte del amplio elenco en el mítico Fighters Megamix, lanzado para la malograda Sega Saturn.

Sin olvidar que ambos contrincantes han tenido una representación nula en la práctica totalidad de aventuras protagonizadas por el intrépido erizo, más allá de los cómics Archie.


.

Finalmente, el argumento que sirve como excusa para poner en escena a tan llamativos combatientes es el siguiente: el pérfido Dr. Robotnik ha tenido la nefasta idea de crear una nueva Death Egg, apodada con el insulso y poco original nombre de Death Egg II.

Muchos son los que pretenden oponerse a este contendiente en singular batalla; no obstante, la nave de que disponen – de la que incluso llegó a decirse que supone una parodia de otro famoso juego de Nintendo, nada menos que el sobresaliente Star Fox – está habilitada tan sólo para un único tripulante.

Y así, estos otrora pacíficos animales pugnarán por hacerse un hueco en el codiciado vehículo, resolviendo sus diferencias a puñetazo limpio.

Poco más se necesita para la gestación de un destacado juego de lucha que hará las delicias entre todos los aficionados al peculiar universo de Sonic el erizo.

El resto de usuarios quizá debería abstenerse, pues no encontrarán en este Sonic the Fighters nada que no hayan visto en centenares de ocasiones con anterioridad; salvo quizá el carisma intrínseco de sus protagonistas, que fueron recreados en plenas 3D por vez primera, amén de un trato exquisito y meticuloso en el diseño de los diferentes escenarios, que recrean con gran acierto aquellos pertenecientes a las entregas originales.

Basta con decir que su duración es irrisoria y carece además de la profundidad de tantos otros títulos, que se antojan como mejores exponentes del género.

Aunque cuenta a su favor con un buen número de personajes bien diferenciados entre sí, y un solvente apartado gráfico que, sin llegar a resultar espectacular ni mucho menos, cumple su cometido con holgura.

Si bien no es menos cierto que su nivel visual queda eclipsado por la notable banda sonora, que tristemente tiende a pasar desapercibida durante el trascurso de los combates.

Por último, aquellos que quieran instruirse en este atípico juego y cuenten con cierto dominio de la lengua sajona, podrán hacerlo desde el siguiente enlace.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.