SONIC XG

Sonic XG SEGA

El esperanzador Sonic XG, futuro descargable en PC mientras llega la enigmática versión final, nos tiene hechizados desde hace años.

Tenemos diversas demos a las que aún les queda trabajo por delante, con múltiples variaciones entre ellas, y sólo unos cuantos niveles disponibles, pero como fans de la serie original ya nos hacen chiribitas los ojos con el despliegue de vivos colores, decorados rebosantes de futurismo abstracto y velocidades ridículamente elevadas.

Sonic XGeXtended Genesis, en referencia a la consola que lo vio nacer – mantiene inalterado el espíritu de la serie, pero saca pleno rendimiento a la definición y potencia de las máquinas actuales, y ya se presupone una dificultad bien ajustada y un desafío que durará meses.

Y no es para menos, pues la trilogía original, a la que este juego da continuidad, era francamente especial, y su secuela debería serlo también.

Las posibilidades de estropear tamaña obra maestra con la hipertrofia habitual en estos casos son elevadas: las escasas horas que se tarda en completar los primeros títulos del erizo no deberían inflarse a las excesivas diez o doce horas que abundan en el género actualmente.

Ni deberían sobreexplotar la historia por todos conocida.

Aciertos inesperados como los diferentes puntos de partida, o la increíble banda sonora, que añade una nueva dimensión a toda la trama, son el tipo de elementos que distinguen a un buen juego de plataformas de otro perfecto.

Y no son fácilmente replicables.

Mucho menos superables.

Pero si a algo nos tiene acostumbrados Sir Euan y Nitemare, es a hacernos esperar lo inesperado.

Sonic XG debería convertirse en un sello para los juegos modestos, pequeños, inteligentes y sorprendentes.

No necesariamente relacionados entre sí.

Sólo con la capacidad, como los primeros Sonic, de poner patas abajo la industria cada vez que salgan.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.