SOULSTAR

A mil años luz de nuestra galaxia, perdidos en el espacio y en el tiempo, los seis planetas del sistema solar SoulStar forman un marco estelar realmente grandioso.

Sus tranquilos habitantes aún ignoran el peligro que se cierne sobre sus valiosas existencias.

El horror tiene nombre propio: los Mykroids.

Estos alienígenas fríos y perversos pretenden captar toda la energía del sistema para renovar sus debilitadas fuerzas.

El terror se aproxima…

Los Mykroids son una antigua estirpe alienígena que siempre ha sembrado el caos en el Universo.

Su principal objetivo consiste en descender a sistemas indefensos para atrapar toda su energía, en un intento por recuperar sus inexistentes fuerzas.

El protagonista de SoulStar ha perseguido a estos malhechores espaciales durante siglos.

Ha buscado su destructiva presencia por los más recónditos parajes galácticos, desde los satélites de Maldrum Tau, hasta los inexplorados escenarios de Viridium Plush.

Sin embargo, por el momento la persecución ha resultado totalmente infructuosa.

Afortunadamente, la suerte ha cambiado.

Es el momento de que nuestro héroe se enfrente a su más antiguo enemigo en una batalla para salvar el alma de las estrellas.

Con este sugerente argumento nos llegó esta superproducción de la compañía Core Design para Mega CD.

No obstante, en el fondo, no deja de ser un simple matamarcianos, tal y como se puede observar después de un detallado análisis.

Utilizando técnicas de programación similares a las ya empleadas en Thunderhawk y Battlecorps, Core nos vuelve a demostrar una vez más su maestría a la hora de elaborar títulos para Mega CD.

Este compacto es un festival de zooms y efectos de scaling y texture mapping, más propios de un juego de 3DO que de un lanzamiento para Mega CD.

De nuevo los gráficos se han renderizado, logrando unos enemigos verdaderamente espectaculares y peligrosos.

Después de una intro asombrosa, generada íntegramente por ordenadores Silicon Graphics, nos encontraremos inmersos en una batalla galáctica sin precedentes, en la que deberemos demostrar un control absoluto de nuestra nave y unos excelentes reflejos.

La acción se desarrolla en treinta y tres fases, con tres perspectivas distintas.

La primera de ellas tiene lugar en el espacio y resulta bastante similar a Galaxy Force.

Las otras dos transcurren sobre la superficie del planeta de turno y, por si esto fuera poco, nuestra nave es idéntica a los vehículos de Transformers.

De este modo, la aeronave podrá adaptarse a las características de cada terreno – caza, bombardero, robot o submarino -.

Cada una tiene un control diferente y unas prestaciones distintas.

Otra novedad radica en que el juego no es lineal, por lo que podremos escoger el camino a seguir.

Sólo deberemos respetar fielmente a los indicadores de Easy, Normal o Hard, que nos aparecerán en el radar durante algunas fases.

Y los niveles tienen una estructura de misiones.

Así, en ciertos escenarios habrá que localizar algunos objetos para realizar nuestro cometido con éxito.

La absoluta espectacularidad gráfica y una banda sonora auténticamente épica nos permitirán acabar con los alienígenas sin necesidad de romper nuestros tímpanos con unas melodías estruendosas más propias de una discoteca.

La dificultad está perfectamente ajustada en cada nivel y, con un poco de práctica, podremos contemplar un número bastante elevado de fases y dominar el control de cada uno de los vehículos del juego.

Tan sólo es necesario reseñar una carencia en este grandioso arcade: la excesiva simplicidad de los fondos, ya que resultan un tanto simplones en comparación con el resto de los gráficos.

EN SÍNTESIS

El apartado gráfico destaca con luz propia por su incuestionable importancia, en especial si nos referimos a los sprites, que derrochan calidad por los cuatro costados… aunque los fondos no están a la altura del resto del juego.

Las melodías, por su parte, están al nivel de algunas películas de corte galáctico, pero son demasiado lentas en algunos momentos puntuales.

Por lo demás, os aguardan los ruidos de siempre, sin destacar ninguno mínimamente original, y los efectos de sonido brillan por su ausencia en el desarrollo.

Afortunadamente, en lo jugable, el elevado número de fases nos asegura horas de diversión, la opción de dos usuarios simultáneos sigue siendo impresionante, y la posibilidad de elegir el camino a seguir supuso una interesante novedad.

A AÑOS LUZ

Core nos sorprendió, una vez más, con una joya de la programación que marcó un antes y un después en los arcades de Mega CD.

Este título reúne los suficientes puntos a favor para que no falte en tu colección.

Su diversidad de fases, su variedad de misiones y su música son simplemente excepcionales.

Sin duda, SoulStar raya la perfección.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.