SOUTH PARK

Su irreverente humor, que no respeta nada, sus malhablados personajes o su voraz crítica a la sociedad americana han hecho de South park una serie de culto.

Menos popular que Los Simpsons o Padre de Familia, pero más mordaz.

Un estilo que, hasta que no se lanzó La Vara de la Verdad, el RPG de Ubisoft, ningún juego de South Park ha sido capaz de replicar… y que se traduce en una buena colección de títulos fallidos para los fans.

De entre todos ellos, destaca el shooter de PSX.

La idea es bien sencilla: un cometa pasa cerca de South Park, alterando el comportamiento de su población.

Así, en cada uno de sus cinco niveles – dividido a su vez en subsecciones – debemos acabar con un único tipo de enemigo: pavos, vacas, clones, robots…

Apenas hay variedad, salvo las versiones “tanque” más grandes o los jefes finales.

Pero, aunque como shooter es repetitivo y monótono tras cinco minutos de juego, eso no es lo peor.

Técnicamente es horrendo, con más niebla que Silent hill y si sumamos que muchos entornos son nevados, tenemos un campo de visión nefasto.

El diseño de personajes, pese a la línea de la serie, es para llorar, como el diseño de los niveles y el juego en general.

Un dislate que se nota hasta en el multijugador para dos, con unos mapas tan grandes que hay que tener suerte para encontrarse.

Pero lo peor, con diferencia, es que el espíritu de la serie brilla por su total y completa ausencia.

100% LIBRE DE LA ESENCIA DE LA SERIE

El simple hecho de andar para avanzar ya es lento y tedioso, como lo es disparar una y otra vez a los mismos enemigos, con un campo de visión ridículo.

El audio se regrabó respecto a N64 y PC… pero aún así, es un dolor.

Escuchar cinco minutos seguidos el “glo-glo” de los pavos, ya en el primer nivel, es toda una prueba de fuego… Insufrible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.