SPACE DEBRIS

Sólo para arcadeadictos.

Hay juegos que nacen para permanecer en el anonimato y caer pronto en el olvido; son esos juegos que existen solamente porque hay consumidores de todo tipo, que compran cualquier cosa.

Space Debris es uno de esos, un juego más bien del montón, que tiene que caer en las manos del jugador adecuado para que logre brindar un buen rato.

Se trata de un arcade bastante veloz, en el que formas parte de la flota encargada de defender a tu planeta de ataques espaciales.

Pilotas varios tipos de naves y debes hacer frente a decenas de enemigos de todos los tamaños y velocidades, al tiempo que atrapas reforzadores, bombas inteligentes y otros juguetes por el estilo; y lo que ves en pantalla es un baile continuo de pequeñas naves que vuelan en fila, explosiones por doquier y un deficiente cuadro de información.

Una vez empieza el juego, te das cuenta que hay que olvidarse de la encantadora intro inicial, en una selva preciosa, y dar el brusco salto a un escenario de colores chillones y objetos borrosos, pixelados y demasiado brillantes.

El resto ya depende de tus expectativas y gustos personales, porque el juego no va a mejorar mucho.

Si buscabas un título que te hiciera sentir que realmente vuelas por el espacio, con armamento potente y un buen acompañamiento de los instrumentos de navegación, te equivocas con Space Debris.

Pero si quieres clavarte a repartir fuego a todo lo que se mueva hasta entumecer tus pulgares, avanzando entre niveles difíciles y muy parecidos, con el único interés de poder decirte a ti mismo que llegaste al final de un juego más, éste título te va a gustar.

En Space Debris no encontrarás un escenario interesante, pues todo lo que ves no es más que un conjunto de obstáculos con apariencia familiar, que no mejoran el entorno sino que están ahí para estorbarte el paso.

Tampoco tendrás la sensación de estar explorando las soledades cósmicas, porque tu nave sigue una ruta predeterminada, cosa que te impide involucrarte del todo en el juego.

Pero si lo que quieres son controles sencillos, pocas decisiones que tomar y muchos enemigos al alcance de tu mirilla, puede que Space Debris te guste.

Controlas ligeramente la velocidad de la nave y debes disparar sin descanso durante todo el juego.

No hay ninguna dificultad para barrer a los enemigos, pues tienes una mira automática y los objetivos se encienden cuando aciertas, pero tienes que cuidarte de guiar la nave hacia los reforzadores continuamente y debes conocer los movimientos de los monstruos de cada final de nivel para darles su merecido.

La experiencia arcade no se logra sin un buen apoyo sonoro, y Space Debris lo hace bien en este aspecto.

La reiteración continua de destellos luminosos, zumbidos de naves, detonaciones, disparos que parecen notas de música máquina y una banda sonora con trompetas militares impone un ritmo hipnótico a tu cerebro y te atrapa sin que te des cuenta.

Tal vez esto es lo mejor del juego.

Y no es mucho.

Si un día llegas a casa cansado y quieres algo para enfocar la tensión y perder el mundo de vista por un rato, Space Debris puede funcionarte.

¡DISPARA!

Eso mismo.

Sólo dispara, dispara y dispara, lo cual puede irte bien si quieres dejar divagar tu pensamiento; aunque tu pulgar seguirá temblando 20 minutos después de que hayas apagado la consola.

SUMIDO EN LA OSCURIDAD

El aspecto general no demuestra mucha imaginación, pero el juego es tan oscuro que apenas te darás cuenta.

POSIBLES ALTERNATIVAS

COLONY WARS: VENGEANCE (Psygnosis)

Batallas brutales y misiones complejas, dentro de una apariencia impresionante.

Mejor que la primera parte.

ASTEROIDS (Syrox)

Bastante pasado de moda pero con efectos especiales dispuestos a herir tus pupilas.

PROS Y CONTRAS

Los niveles son intensos y llenos de acción, dominas rápidamente el sistema de control, y la atmósfera sonora cumple su tarea con altura…

… Aunque los gráficos son demasiado flojos, si te gustan estas cosas se te hará corto, y si no te gustan se te hará eterno.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.